El agente del Ministerio Público (MP) de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Coahuila informó que a las 9:00 horas una persona avisó al número de emergencias "066" que de un departamento se despedían olores fétidos.

EL UNIVERSAL
SALTILLO, Coah..- Cleotilde una ancianita, de 73 años de edad, durmió una semana con el cadáver de su hermano Israel y por miedo no avisó a la policía, ella no padece problemas mentales, lo que ocurre es que tenía más de 50 años de no salir del departamento donde vivía, este caso insólito lo descubrió la policía en una vivienda ubicada en plena zona centro de la ciudad fronteriza de Piedras Negras.
El agente del Ministerio Público (MP) de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Coahuila que dio fe del deceso, Martín Cantú Chávez, informó vía telefónica a "EL UNIVERSAL" que a las 9:00 horas una persona avisó al número de emergencias "066" que de un departamento se despedían olores fétidos.
Por eso la policía y el propio representante Social acudieron a la dirección señalada en calle Xicoténcatl #403 interior 3 donde irrumpieron y encontraron un cuerpo en completo estado de putrefacción en medio de un "charco" de sangre coagulada (se reventó por los calorones que se han registrado de 43 grados centígrados), quien fue identificado como Israel Cerda Riojas de 72 años de edad.
El hombre se cayó en la sala de su apartamento y falleció de un ataque al corazón hace ocho días, el viernes 22 de agosto pasado y su hermana dijo que estaba esperando a que se levantara.
Los hermanos son originarios del municipio de Progreso, ubicado en la Región Carbonífera de Coahuila.
Cleotilde Cerda Riojas presenta una conducta atípica "como de persona ignorante" quizá porque es de rancho pero no sufre trastornos de la cabeza, aunque no explicó porque tenía tanto tiempo (más de medio siglo de vivir enclaustrada), sin salir, comentó el representante social.
La mujer, que quedó bajo el resguardo del DIF-Municipal, solo refirió a la policía que Israel se cayó y ella esperaba que se levantara, lo que no ocurrió y quiso avisarle a una de sus hermanas pero le marcó por teléfono y ella no le contestó.
El cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) donde se le practicó la necropsia de ley, la cual reveló que murió de un infarto.
Cantú Chávez dijo que el difunto no presentaba signos de violencia. No se supo en que trabajó el ahora occiso, solo se conoció que era pensionado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).