Por José García
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- Policías de Fuerza Civil realizaron ayer una peregrinación desde la Explanada de los Héroes hasta la Basílica de Guadalupe, en la Colonia Independencia, para mostrar su devoción a la Virgen y pedir su protección.
Cientos de elementos caminaron el trayecto escoltados por otros de sus compañeros con armas largas y seguidos por decenas de patrullas de la corporación estatal.
Con sus uniformes normales de trabajo, los policías formaron un amplio grupo que ocupaba prácticamente toda la Avenida Zaragoza, por lo que la vialidad fue cerrada a la circulación ante el paso del contingente.
Durante su avance, los oficiales eran saludados por ciudadanos que además de alentarlos les tomaban fotografías e incluso les aplaudían.
“¡Qué Dios me los bendiga!”, expresó una mujer en la colonia Independencia cuando el grupo de policías se acercaba a la Basílica.
Al frente de la peregrinación, elementos portaban tres estandartes de Fuerza Civil y un ramo para la Virgen de Guadalupe.

Justifican peregrinación
Al señalar que el servicio de vigilancia no fue afectado con la peregrinación de policías de Fuerza Civil, el comisario de la corporación informó que los elementos retomaron la tradición que tenía la antigua Policía Estatal, de llevar cada año una rosa de plata a la Virgen de Guadalupe.
Felipe de Jesús Gallo explicó que en el recorrido participaron más de 500 oficiales que estaban de descanso.
Un grupo de policías en uniforme deportivo portó la rosa de plata que fue entregada en el Templo de la Virgen.
“La están retomando esta tradición”, mencionó Gallo, “los muchachos se organizaron, compraron la rosa, la mandaron hacer con un orfebre de la colonia Independencia, y el día de hoy (ayer), con apoyo de las madres de María Siempre Virgen se realizó esta peregrinación.
“Está el turno saliente, el servicio no se detuvo ni se alteró, todo el servicio está normal en todo el Estado. Pero se vinieron todos los muchachos sacrificándose de su descanso y están aquí acompañando a la Virgen para pedirle que nos cuide mucho”.
El comisario señaló que la época decembrina es de fiestas para la gente, pero a los policías se les cancelan las vacaciones y son acuartelados para dar seguridad a los ciudadanos. Por ello, acudieron a pedir protección a la Virgen de Guadalupe.
“Que nos cuide, que nos cuide mucho, que nos bendiga mucho. Es un trabajo muy difícil”, expresó.