Por Carina García
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Por la vía judicial y en las calles, el PRD tratará de impedir que se concrete la reforma energética que ayer domingo comenzó a discutirse en el Senado, y que su líder nacional, Jesús Zambrano, consideró “la muerte de Pemex”.
Es una “judicialización de la reforma energética”, porque un asunto de esa dimensión no puede ser tratado como un mero trámite, dijo Zambrano Grijalva, al dar cuenta de la solicitud tramitada por senadores de su partido ante el juzgado 13 de Distrito en Materia Administrativa.
El dirigente informó que la idea es detener el proceso legislativo, pero eso no cancelará otras acciones.
Así, el PRD mantendrá la campaña para recolectar firmas y solicitar una consulta popular en materia energética, además de que espera unirse al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para iniciar acciones conjuntas.
El plan del PRD en las calles arranca hoy lunes con una “caminata” de 75 horas ininterrumpidas en el Ángel de la Independencia y campaña informativa, además de que evaluarán las acciones de sus diputados y senadores.
“No se descarta nada al interior del recinto legislativo”, pero aún no se determina, indicó el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, quien descartó desde ahora que su partido va a aceptar un “trueque” de la reforma del Distrito Federal por la energética.
Cuestionados sobre las acciones conjuntas PRD-Morena, y si hace falta Andrés Manuel López Obrador (quien se encuentra convaleciente de un infarto) en las acciones de resistencia, Zambrano Grijalva dijo que en esto “nadie sobra y todo mundo hace falta”.
Sánchez Camacho informó que ya hay contactos con Claudia Sheinbaum y “hemos insistido con el compañero” Martí Batres, líder de Morena para “formalizar un encuentro”.
El perredista hizo un llamado “a que ya no tengamos acciones aisladas; el momento exige acciones unitarias por la defensa de la soberanía nacional”.
En tanto, Batres Guadarrama informó que López Obrador “continúa recuperándose rápidamente, es muy fuerte, pronto estará en la lucha”.
Morena preparaba la noche de ayer domingo pernoctar en torno al Senado, en cerco que, anunció su dirigente Batres Guadarrama, será indefinido: “Nosotros no nos vamos a rendir. Si hay que estar más días en el Senado estaremos los días que sean necesarios”.
Tanto PRD como Morena concluyeron que es una reforma energética privatizadora.
El PRD identificó al menos seis puntos críticos de la reforma, entre ellos, la permisividad a contratos con particulares a los que se podría pagar con renta petrolera; deja abierta la privatización a todas las áreas de esa industria amén de la eléctrica y elimina subsidios generales, por lo tanto, las campañas de que es para abaratar costos resulta “una absoluta falsedad”.