Por Marcos Muedano
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- A pesar de que la Policía Federal tuvo un incremento del estado de fuerza en los últimos años, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) reconoce que la dependencia no cuenta con una política eficaz y confiable en la que se privilegie la capacitación, la profesionalización y especialización del personal en apego a los derechos humanos.
De acuerdo con el Plan Sectorial de la Secretaría de Gobernación 2013-2018, el número de elementos pasó de 6 mil 489 en 2006, a 36 mil 949 en 2012, aumento que no representó un fortalecimiento en la capacidad operativa en las entidades donde se requiere su presencia.
El análisis menciona que conforme aumentó el estado de fuerza, se incrementaron las quejas por violaciones a derechos humanos, así como las recomendaciones que recibió.
Entre los objetivos que establece la SEGOB se encuentra reorganizar a la PF, así como crear la División de Gendarmería de la Policía Federal para hacer más eficiente la operación de la dependencia.
A través de la renovación, el gobierno busca coordinar estrategias con las dependencias de seguridad en los estados, por medio de la focalización de la inseguridad en cinco regiones, así como la aplicación del Programa Cuadrantes Carreteros.
Para ello, las autoridades afirman que la Gendarmería contará con personal policiaco formado por mandos militares y adiestramiento policial, quienes estarán bajo mandos civiles y atenderán misiones específicas no permanentes en protección de la ciudadanía y salvaguarda de sus bienes y actividades.
También considera que es necesario fortalecer la imagen de la dependencia, ya que sólo 51.2% de los habitantes confía en la PF. Para ello, se espera que a partir de las acciones que se implementen, se tenga un crecimiento anual de .4% en la credibilidad.