Banner

Por Alejandra López
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Con la reforma energética, reguladores energéticos que ya existen en otras partes del mundo verán la luz en México, como los de seguridad industrial en materia petrolera, los de control en transmisión y distribución de energía o los de gestión de ductos de gas.
De acuerdo con el documento aprobado por el Congreso la semana pasada, se deberá crear la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente.
El Poder Ejecutivo tendrá un plazo de 120 días naturales, después de que se promulgue la reforma en el Diario Oficial de la Federación, para decretar su creación.
Además, estará adscrita a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Un organismo homólogo es la Autoridad de Seguridad Petrolera de Noruega, la cual controla a las empresas y supervisa que cuenten con todas las medidas de control para evitar contingencias ambientales, según afirma en su portal web.
También se requiere un Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) que, aunque ya existe, se encuentra bajo el control de CFE, pues es quien gestiona la operación de los cables que llevan la energía generada desde las centrales hasta el usuario final.
El CENACE se independizará y será responsable de la operación segura del sistema eléctrico, y tendrá atribuciones y los recursos necesarios para garantizar el acceso abierto y equitativo a la red de transmisión y distribución.
Al mismo tiempo se encargará de la planeación, diseño y ejecución de la construcción, así como del crecimiento de una robusta red nacional de transmisión y las redes generales de distribución, añadió.
En entrevista, Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, mencionó que la CFE seguirá siendo la dueña de la infraestructura, pero este organismo será quien las administre.
Prevalecerá la política de despachar la energía más económica.
Finalmente, el Congreso aprobó la creación del Centro Nacional de Control de Gas Natural, quien gestionará la operación de la red de gasoductos del País.
Sus activos serán todos los ductos que hoy pertenecen a Petróleos Mexicanos.
También se encargará de las instalaciones de almacenamiento de este energético para que siempre esté disponible.
Dentro de los beneficios, separa la red de gasoductos de Pemex, lo permitirá que todos los participantes en el mercado del gas natural cuenten con elementos que les permitan una mejor actuación, pues tendrán más opciones para comercializar el hidrocarburo.