Banner

Por Mario Rivas Hernández


De Lucas: veneno que no mata, fortalece

NO CABE DUDA QUE LA VIDA, en efecto, da muchas vueltas. Hoy estás abajo y mañana vuelves a las alturas.
Como una rueda de la fortuna, haga de cuenta.
Me viene a la mente este asunto a propósito del nombramiento que acaba de recibir el sonorense ERNESTO DE LUCAS HOPKINS, como director del Instituto de Mexicanos en el Exterior, dependiente de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
Que no es un cargo menor, no crea usted.
De hecho, esta dirección tiene ya 10 años y fue creada a petición insistente de los cónsules mexicanos que no podían con la carga que representaba para ellos el cúmulo de problemas que enfrentaban los mexicanos en otros países.
Fue así que nació el IME, cuyo prestigio, por su profunda connotación humanista, se ha ganado el respeto y reconocimiento de gobiernos extranjeros.
No por menos, el hombre al que sustituye De Lucas en el puesto, ARNULFO VALDIVIA, acaba de ser nombrado embajador en Colombia.
PUES BIEN: TIEMPOS TRAEN tiempos y en esto se sustenta la frase que señala que la vida da muchas vueltas.
USTED RECORDARÁ QUE EN ABRIL de este año los sonorenses nos sorprendimos con la noticia de la renuncia del Pato de Lucas a la Dirección General de ProMéxico.
Ese mismo día hablé con él por teléfono y, más tarde, con uno de sus colaboradores.
Me quedaba claro que algo muy raro estaba sucediendo o, mejor dicho, había sucedido.
Con los días, se fue aclarando el panorama y se hizo evidente que De Lucas había sido víctima de la intriga y, tras de la renuncia, de la calumnia.
Tuve la certeza de que había caído en las redes del juego de poder que se da en estos casos.
Y es que en esos meses iniciales del sexenio de ENRIQUE PEÑA NIETO, a nadie se le podía escapar que con el nombramiento de De Lucas como director de ProMéxico, el nativo de Magdalena de Kino se insertaba de golpe y porrazo en las grandes ligas de la política en Sonora.
Con todo lo que esto implicaba, usted me entiende.
Lo cierto es que pocas veces había visto una urdimbre de trampas y de intrigas tan maléficas como la que desencadenó la salida de El Pato de ProMéxico.
Aparentemente, su renuncia no era suficiente para darlo por muerto, políticamente.
Y se "armó" otra campaña, esta de calumnia y amarre de navajas, para desviar las sospechas sobre la autoría de los rumores y versiones anónimas, hacia uno de los políticos considerado como adversario político de Ernesto de Lucas.
Lo que haya sido, con el nombramiento en el IME, queda claro que el Gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO avala la conducta de De Lucas y, posiblemente, conoce ya los orígenes de lo sucedido en ProMéxico.
Como sea, Ernesto de Lucas ya está de regreso en el pandero y se reincorpora a la lista de los sonorenses mejor posicionados en el Gobierno Federal.
Habrá tiempo para valorar la verdadera dimensión que políticamente tiene el cargo de director del IME.
Por lo pronto, el hueco que había dejado El Pato en el grupo de sonorenses en el Gobierno Federal, ha sido llenado por el mismo que estuvo ahí.
Así, pues, la lista podría enumerarse de la siguiente manera:
Ernesto de Lucas. VICTOR HUGO CELAYA CELAYA. MANUEL IGNACIO ACOSTA, El Maloro. CARLOS ZATARAIN GONZÁLEZ. JUAN SALVADOR ESQUER. JESÚS ALBERTO CANO VELEZ. DARÍO CASTRO. RUBÉN DURÁN. JUAN MANUEL VERDUGO ROSAS, y algún otro que se me escapa.
La verdad sea dicha, con la designación de De Lucas se acabaron dudas, como en el corrido de "El Moro de Cumpas".
Queda ahí una lección de la que el propio Ernesto de Lucas deberá aprender.
Ciertamente, se confió. Esto no tiene vuelta de hoja.
Y sin llegar a los extremos, no hay duda de que en el futuro tendrá que aprender a ser desconfiado porque en la política los amigos son de a mentiras y los enemigos de a de verás.
ES CIERTO: RESULTA difícil que un individuo que disfruta las mieles del triunfo pueda identificar a quienes intentan hacerle daño.
No es fácil.
Pero precisamente en esto radica la diferencia entre el político que sabe llegar lejos y el que se queda en el camino.
SI EL PATO DE LUCAS fue víctima de una jugada política perversa, es evidente que al final del día pudo sobrevivir a la emboscada.
Ello, le fortalece porque lo reviste de una experiencia valiosísima que le será de enorme utilidad en los tiempos por venir.
Ahora puede decir: "ya me pasó, no me volverá a pasar".
Tengo, para mí, que en él se aplica correctamente aquello de que veneno que no mata, fortalece.
Me cae que sí.
Finalmente, creo que vale la pena rescatar una línea que BULMARO PACHECO escribió al final de su artículo, escrito en junio pasado:
"Yo creo que en el caso que nos ocupa, hay Ernesto de Lucas para rato. Al tiempo".
En fin.
DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ
DEJEME DECIRLO: HAY OPINIONES de personajes respetados en la comunidad sonorense que afirman que a lo largo de este 2013, una de las fundaciones altruistas que más sobresalió por su activismo y sus hechos reales de apoyo a diversos grupos de la sociedad, es la Fundación GANFER, que encabezan JAVIER GÁNDARA MAGAÑA y MARCELA FERNÁNDEZ DE GÁNDARA...
Pues sí: verdad de verdades...
Los testimonios son abundantes y no mienten: el ex-alcalde de Hermosillo y su esposa, han realizado recorridos por toda la geografía sonorense, llevando el mensaje de su proyecto que miles de jóvenes han hecho suyo...
Lo mismo en la sierra alta del Estado que en los pueblos costeros y las comunidades de los valles e incluso, del desierto, allá, en el Noroeste de Sonora...
Ni hablar: al César, lo que es del César...
MIENTRAS TANTO, ME ACABO de enterar de que el colega hermosillense OSCAR CASTRO, director de Dossier Político, ha sido víctima de una serie de ataques calumniosos a través de redes sociales...
Castro denuncia que no solamente él sino su familia, el propio medio que dirige y sus colaboradores, han sido sometidos a una brutal embestida en redes, supongo que desde el anonimato, y confiesa que algunos amigos le han recomendado no hacer caso de tales ataques...
Según veo yo las cosas, tienen razón los que así aconsejan al valiente periodista, pues como solía decir mi abuelo: las palabras no rompen piel...
O si lo prefiere, "las palabras se toman de quien vienen"...
¿Qué importancia o que desdoro podría sufrir tu medio, tu familia, tus colaboradores y tú mismo, estimado Oscar, por el hecho de que un grupito de cobardes, escudándose en el anonimato, insulten o pretenden desacreditarte a ti y a los tuyos?...
Esos insultos, esas calumnias, no deben quitarte el sueño, Oscar, porque tu trabajo periodístico está muy por encima de esas bajezas...
Si te sirve de consuelo, permíteme contarte: hace treinta años yo era dueño de un periódico diario que circulaba en Cajeme...
Su línea informativa y editorial era muy crítica al Gobierno de SAMUEL OCAÑA GARCIA, y contaba con la simpatía y la solidaridad de miles, de muchos miles, de ciudadanos de todos los estratos sociales...
Un día, de madrugada, personas extrañas llegaron al periódico y lo destruyeron...
El caso mereció la atención de una televisión de la región y de la revista Proceso. Entrevistado por la televisora, me preguntaron si sospechaba de alguien...
No, lo dudé: dije que del gobernador Ocaña...
Al día siguiente por la noche, llegaron hasta mi casa el procurador de Justicia del Estado, HORACIO VALENZUELA IBARRA, el licenciado MIGUEL ÁNGEL MURILLO, secretario particular de DANIEL ACOSTA CAZARES, a la sazón secretario de Gobierno...
El procurador era portavoz del gobernador: él no había mandado destruir mi periódico y ponía a mi disposición a un agente del Ministerio Público para que llevara la investigación...
Como tú te imaginarás, la investigación no condujo a ninguna parte...
Es esos años breves de El Observador, fui víctima de diversas formas de hostigamientos: llamadas telefónicas en las que se me amenazaba de muerte, cuando me dirigía a mi hogar, después de una jornada ardua de trabajo, se me emparejaba un auto desde el que era insultado y amenazado hasta que, una noche en que cenaba en un restaurant de la avenida Miguel Alemán, un grupo de individuos perfectamente identificados con el Gobierno, irrumpió en el lugar y uno de ellos lanzó un puntapié sobre mi persona, estando sentado...
De inmediato fue sacado de ahí y en cuestión de segundos todos habían desaparecido...
A la mañana siguiente, me presenté en el programa de radio que conducía mi inolvidable amigo ENRIQUE PLUMEDA OLIVAS, quien, con miedo y todo, me abrió el micrófono: denuncié y acusé al Gobierno...
No pasó nada pero los testimonios quedaron ahí...
Desde luego, Oscar, cuentas con la solidaridad del gremio periodístico, tal vez no de todos sus integrantes pero si de la mayoría...
El ejercicio periodístico, cuando se practica con determinación, pero al mismo tiempo con respeto a los valores fundamentales del ser humano, siempre derivará en este tipo de reacciones...
A veces, Oscar, los ataques ni siquiera vienen del poder sino de personas que aprovechando el anonimato que te dan las redes sociales descargan sus fobias o, por qué no, intentan amarrar navajas o para quedar bien con el poder...
A la distancia del tiempo, veo cuán frágil era la estructura que en esos tiempos se utilizaba para amedrentar a los periodistas críticos...
Sí, eran frágiles porque eran unos cuantos y su violencia no pasaba de una golpiza o de destruir la maquinaria de un medio opositor...
Los actuales, son otros tiempos: más violentos, más definitivos y esto no es una exageración pues los periodistas asesinados o desaparecidos en México en estos últimos años, se cuentan por decenas...
Es todo.
Le abrazo.