Banner

La COMAR ha recibido tan sólo en Veracruz 265 peticiones en los primeros 11 meses del año

Por Henia Prado

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- La solicitudes de refugio en México van en aumento.

En los primeros 11 meses de 2013, la oficina en Veracruz, una de las tres que tiene la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) en el País, recibió 265 solicitudes.

En contraste, durante 2012 se recibieron 120, y en 2011, 45.

Es decir, diariamente se ingresan más de cinco peticiones.

La representación de Veracruz, ubicada en el Municipio de Acayucan, recibe además las documentaciones de otros cinco estados: Quintana Roo, Campeche, Yucatán, Oaxaca y Tabasco.

Hay dos procedimientos para recibir las peticiones de refugio.

Uno es cuando los extranjeros son capturados por el Instituto Nacional de Migración (INM) y quedan alojados en una estación migratoria porque no cuentan con documentos.

La otra forma es cuando las personas recurren a las autoridades apostadas en las fronteras.

Los casos se analizan individualmente y se requiere la entrevista constante del interesado, por lo que el procedimiento llega a extenderse al plazo máximo establecido por ley, esto es, 40 días hábiles.

En el primer caso el migrante no puede ser deportado hasta que se resuelva el proceso.

En el segundo debe presentarse semanalmente ante la Comar para dar seguimiento al caso, de no hacerlo, éste se cierra por abandono.

De acuerdo con Carlos Meza Ruiz, delegado de la Comisión en Veracruz, la mayoría de los solicitantes son migrantes centroamericanos que vienen huyendo de las maras, son perseguidos por género, preferencias sexuales o violencia doméstica.

En el caso de los cubanos se trata de opositores políticos que terminan desistiendo en su petición.

“Hay técnicas de entrevista para detectar cuando está mintiendo. Mienten muy seguido por eso no se les reconoce.

“Muchas personas adquieren una historia y la presentan, pero al momento de pedir detalles, como hora, lugar, nombres, no los saben”, dijo.

Sin embargo, la carga de trabajo es excesiva para el número de servidores públicos de la Comar que indagan, documentan y resuelven los casos, pues la verificación de datos también implica cotejarla con las representaciones consulares de México en los países de origen.

Para las 265 solicitudes del año en curso, el equipo de trabajo está conformado por el delegado, una persona de administración y otra de asistencia.

“Prácticamente yo hago la parte de protección, que es la entrevista y el estudio de caso”, dijo Meza Ruiz.

El funcionario estima que del total de solicitudes en 2012 se concedieron 40%, aunque no mostró datos concretos.

Al momento de ser aceptados como refugiados la personas obtienen la residencia y pueden gozar de todos los beneficios como si fueran ciudadanos mexicanos, con excepción del derecho a votar.