EL UNIVERSAL
RANCHERÍA ESTANCIA VIEJA.- El gobernador Arturo Núñez aseguró que trabaja de forma coordinada con el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto para obtener recursos y superar la emergencia provocada por las lluvias del 23 de diciembre, que dejaron más de 60 mil personas afectadas.
Durante una gira de trabajo por comunidades y rancherías del Municipio de Centro para entregar ayuda humanitaria, el mandatario estatal afirmó que mantiene conversaciones con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien “ha estado pendiente” de la situación por las inundaciones del pasado 23.
Núñez Jiménez explicó que seis municipios han obtenido declaratorias de emergencia y desastres naturales: Centro, Centla, Cunduacán, Balancán, Tenosique y Jalapa, con lo que se liberaron recursos para atender a los damnificados.
“Nos había ido bien en 2013, pero en diciembre los frentes fríos nos pegaron muy duro, fueron los peores”, dijo el mandatario al reconocer que fue una “mala Nochebuena” para muchos tabasqueños.
“No están solos, hemos estado atentos al problema, primero atendiendo las demandas inmediatas de la población de alimentación e integridad física, luego con los recursos del FONDEN comenzaremos con las evaluaciones para determinar los daños en infraestructura carretera, hospitales y escuelas”.
Acompañado por su esposa y presidenta del DIF de Tabasco, Martha Lilia López, y del presidente municipal de Centro, Humberto de los Santos, el perredista recorrió las rancherías Villa Vigil, Estancia Vieja, Lázaro Cárdenas y Emiliano Zapata, que resultaron afectadas por las lluvias y el desbordamiento del Río Viejo-Mezcalapa.
Tras la entrega de despensas y cobertores, el gobernador dijo que en su primer año de gestión se desazolvaron dos mil kilómetros de drenaje, donde incluso hallaron televisores y equipos de sonido, por lo que hizo un llamado a la población a depositar la basura en los lugares destinados para ello y no dejarla al aire libre porque eso impide la salida del agua.
“Necesitamos que nos ayuden a generar conciencia de que no debemos tirar todas las cosas a la intemperie, como dicen, a cielo abierto, porque tapamos la posibilidad de que el agua corra cuando llueve”.
César Burelo, director general de Protección Civil del Estado, indicó que tras un mes de intensas lluvias ascienden a 60 mil los tabasqueños con afectaciones en su patrimonio y 300 todavía están en alguno de los albergues, pues viven en zonas bajas que permanecen inundadas.
Señaló que en esa situación se encuentran habitantes de Centro, Teapa y Macuspana, pero “afortunadamente” el frente frío número 21 no trajo lluvias intensas.



GGLORIA