Octavio Chávez

(PRIMERA PARTE)

Antes que nada, deseamos a nuestros apreciables lectores que el año 2014 esté lleno de salud, paz, alegría, felicidad y mucha prosperidad; por otra parte les comunicamos que, como en oportunidad lo anunciamos en esta misma columna, en el sentido de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público iba a publicar varias modificaciones a las recién aprobadas disposiciones fiscales antes de que entraran en vigor y así sucedió con varios decretos ya publicados en los últimos días del mes de diciembre de 2013, donde se da a conocer una serie de facilidades y estímulos fiscales, con lo cual, en nuestra humilde y muy respetuosa opinión, basada en el principio de que “Nadie está obligado a lo imposible”, la autoridad hacendaria está reconociendo de manera “sutil” que no era lo adecuado, como es el caso de la prórroga que está concediendo para la facturación electrónica, recibos de nómina, etc., así como varios estímulos fiscales que benefician a distintas empresas entre las que se encuentran las del sector maquilador, el cual es el principal generador de empleos en México con más de 2.3 millones, pero por lo pronto, damos a conocer que el informe semanal correspondiente al periodo del 23 al 27 de diciembre de 2013, da inicio con una nota informativa acerca de que las reformas estructurales que fueron aprobadas potenciarán el crecimiento de México (Parte I), que la actividad turística se expandió 0.8% durante el segundo trimestre, que la Productividad laboral aumentó 0.8% anual en el tercer trimestre del año, así como otras noticias que consideramos que son de interés y que a continuación presentamos.

LAS REFORMAS
ESTRUCTURALES
POTENCIARÁN EL
CRECIMIENTO DE MÉXICO (Parte I)
Como se sabe, el crecimiento de una economía depende de los factores de producción (El factor humano o trabajo y el capital) y, por consiguiente, su productividad, entendida ésta última como la eficiencia con la que interactúan estos factores en la producción de bienes y servicios. De esta forma, existe una mayor productividad en una economía cuando, sin necesidad de incrementar la fuerza laboral o el capital, se pueden lograr mayores tasas de crecimiento gracias a que los insumos se utilizan de una manera más eficiente.
En nuestro país, según las estadísticas, tanto la fuerza laboral como el capital, se han incrementado a tasas comparables o mayores a las de otros países que han experimentado un nivel superior de crecimiento económico en México. Dicha evidencia expone que el atraso en el crecimiento de nuestro país se debe al rezago en la productividad que se ha visto en los últimos años. A manera de ejemplo; la productividad total de los factores disminuyó a una tasa anual promedio de 0.4 por ciento en el periodo de 1990 a 2011.
Con el propósito de afrontar este rezago, el Presidente de la República planteó y promovió una serie de reformas estructurales para aumentar la productividad del país y llevar a México a su máximo potencial.
Las reformas estructurales más importantes en materia económica y de desarrollo social que se han aprobado por el Congreso de la Unión al término de 2013 son las reformas en materia: laboral, educativa, de telecomunicaciones y competencia económica, hacendaria y social, financiera, y energética, siendo su principal objetivo el agilizar el crecimiento económico de México de forma sostenida para beneficiar directamente a las familias mexicanas.
Se da a conocer que los impactos que tendrán estas reformas transformadoras sobre el crecimiento económico de México, ha sido considerado en el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2013-2018 (PRONAFIDE).
En el referido documento, se contempla que dependiendo de las características especiales de cada sector, cada reforma estructural incidirá sobre el crecimiento económico por medio de su efecto sobre: la productividad, la inversión y el fomento de un mayor empleo formal.
Se estima así, que la implementación de las reformas estructurales aumentará el crecimiento potencial de la economía de México de alrededor de 3.5% en su nivel inercial a un crecimiento de 5.3% hacia el año 2018.
Se aprecia de manera muy general que:
• Con la Reforma Laboral se flexibilice el mercado y posibilita que más mexicanos se puedan incorporar a la actividad formal y productiva.
• En el caso de la Reforma Educativa, se asegura calidad en la educación para poder incorporar a los mexicanos a un mercado laboral cada vez más competitivo.
• En lo que corresponde a la Reforma en Telecomunicaciones y Competencia Económica, se promueve la competencia y posibilita tener acceso a diversos productos y servicios en telecomunicaciones, más accesibles en precio y, sobre todo con más calidad.
• En el régimen fiscal, la Reforma Hacendaria impone un carácter progresivo en la que contribuirán con un mayor pago de impuestos quienes se ubiquen en capacidad de hacerlo, y así se contará con mayores capacidades para generar beneficios, en especial para quienes menos tienen, garantizando en todo momento que los recursos sean aplicados de manera eficiente, eficaz y con plena transparencia, como lo establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
• En el sector bancario, la Reforma Financiera es un paso importante al fomentar la competencia, que genera mayor certidumbre jurídica, flexibiliza los criterios de la Banca de Desarrollo, a la vez que se mantienen sólidos criterios prudenciales, para tener más créditos y más económicos.
• Respecto a la Reforma Constitucional en Materia Energética, se observa que es el primer paso para contar con un sector energético competitivo y eficiente, con pleno dominio y dirección nacional, que agilice el desarrollo del país al contar con energéticos a menor costo, y que sirva como palanca de crecimiento en beneficio de todos los mexicanos.
De esta manera, la presente administración federal ha emprendido el camino de reformas estructurales que se considera serán transformadoras y profundas para potenciar el crecimiento económico, incrementar la productividad y disminuir la pobreza que aflige a una gran parte de la población mexicana.
Para aumentar el atractivo de México resulta indudable que la adecuada implementación de la agenda de reformas será un elemento clave como destino de la inversión tanto doméstica como extranjera y por consiguiente, esto se traducirá en más empleos formales mejor remunerados, que acelerarán la productividad nacional. Como prueba de ello es que con la recién aprobada Reforma Energética y el fortalecimiento del marco macroeconómico, gracias a la Reforma Hacendaria y a la reciente Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, se ve esta nueva etapa de México no sólo como una con mayor crecimiento de la economía, sino que también se verán fortalecidos los ingresos públicos y otorgará mayor flexibilidad a la política fiscal. Debido a lo anterior, la agencia calificadora de valores Standard & Poor’s aumentó la calificación de la deuda soberana mexicana de BBB a BBB+ para moneda extranjera de largo plazo y de A- a A para moneda local, y con esto se reducirán los costos de financiamiento y así incrementará la productividad y el crecimiento de la economía del país.