Banner

Mueven a 10 mil federales; resisten desarme en Nueva Italia, acuerdan con autodefensas operativos de vigilancia

Por Adán García

y Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Fuerzas federales tomaron ayer el control de bastiones de los Caballeros Templarios, en Michoacán.

Dos días después de que el gabinete de seguridad nacional sesionó en Morelia para revisar la situación en la Entidad, militares y agentes federales desarmaron a policías municipales en Apatzingán y casi de manera simultánea en Uruapan.

Estas corporaciones han sido acusadas por grupos de autodefensa de proteger y trabajar para los Templarios.

En ambas localidades, los federales asumieron las labores de seguridad pública.

En total, unos 10 mil militares y federales están desplegados en Michoacán, en municipios de la región de Tierra Caliente y en la zonas limítrofes con otros estados.

Cerca de 6 mil de ellos se encuentran principalmente en Apatzingán y Uruapan.

En estos municipios se analiza la instalación del centro de mando, en coordinación con autoridades del Estado.

El resto tomó posiciones en los límites con Guerrero, Querétaro, Jalisco, Guanajuato y Colima.

A bordo de decenas de vehículos artillados, militares y agentes arribaron al mediodía a Apatzingán y se apostaron en los accesos y el Centro de la ciudad.

Otro convoy cercó la sede de la Dirección de Seguridad Pública Municipal y comenzó a desarmar a los policías locales.

Armados con metralletas, equipo táctico y unidades artilladas, formaron una valla en torno al recinto gubernamental.

En medio de este reforzamiento en la seguridad en Apatzingán, el gobernador Fausto Vallejo participó en una reunión celebrada en la 43 Zona Militar acompañado de representante del Gobierno Federal.

Al encuentro acudieron además mandos castrenses y de la Policía Federal, así como representantes de grupos de autodefensa.

En Uruapan, aeronaves de la Fuerza Aérea con tropas provenientes de otras regiones militares arribaron al aeropuerto.

En tanto, la PF asumió la seguridad en Múgica, también llamado Nueva Italia, y acordó que grupos de autodefensas realicen patrullajes desarmados.