Banner

EL UNIVERSAL
TOLUCA.- El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, envió una iniciativa de ley a la Legislatura local, para sancionar con cárcel, inhabilitación y multa a los maestros de instituciones públicas que abandonen su trabajo para asistir a manifestaciones y por coaccionar a sus alumnos para acompañarlos.
La iniciativa fue presentada por el mandatario ante la Diputación Permanente de la Legislatura local, misma que convocó de inmediato a un periodo extraordinario de sesiones para analizarla y votarla en el pleno, además fue turnada a comisiones de dictamen para su análisis.
La iniciativa propone reformas a la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado de México y Municipios, al Código Penal vigente y al Código de Procedimientos Penales, a fin de establecer las sanciones tanto administrativas como penales, en contra de los mentores que no sólo se distraigan de sus actividades, sino también a aquellos que “coaccionen” a sus alumnos para asistir a manifestaciones.
En este caso, los mentores que acarreen a sus alumnos a manifestarse podrían hacerse acreedores, de aprobarse la iniciativa del ejecutivo estatal en sus términos, a una pena que va de los cinco a los 12 años de prisión. Ante el riesgo de que la iniciativa “criminalice” el derecho a la libre manifestación de los maestros, los legisladores del Partido del Trabajo (PT) Norberto Morales Poblete y, del PRD, Jocías Catalán Valdez pidieron no legislar al vapor y consideraron que la iniciativa del mandatario mexiquense pudiera resultar “lesiva” contra la ciudadanía, por lo que instaron a retirarla de la agenda legislativa.
La propuesta de ambos diputados fue rechazada por la mayoría del PRI en la sesión de la Diputación Permanente donde se presentó el documento.
La iniciativa que reforma el Código Penal y el Código de Procedimientos Penales, tipifica como “delito” el que un mentor abandone sus funciones docentes sin causa justificada.
En estos casos, el ejecutivo estatal propone que se finque responsabilidad administrativa y, previo procedimiento, se le inhabilite para ocupar cargo o comisión en el servicio público por un periodo de dos a ocho años.
Igualmente propone una multa equivalente hasta 150 días de salario mínimo vigente en la capital.
La iniciativa del mandatario mexiquense será llevada al pleno de la Legislatura local el próximo viernes en un periodo extraordinario de sesiones que ya fue convocado este mismo martes.