Banner

Por Evlyn Cervantes
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- En México, 260 mil empresas son afectadas por la violencia en la modalidad de pago por derecho de piso o extorsión, aseguró la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX).
Juan Pablo Castañón, presidente nacional del organismo, dijo que en prácticamente la mitad del territorio del País se tiene la presencia de este fenómeno, que no sólo afecta a empresas grandes o medianas sino también a personas físicas que tiene una actividad personal económica.
“Son un millón 389 mil empresas en total, entonces el 20% son 260 mil afectadas por derecho de piso o extorsión porque se engloba en una misma”.
En la presentación de la quinta emisión del Concurso Nacional de Reciclaje de Residuos COPARMEX-SEMARNAT 2014, Castañón consideró lamentable la situación de inseguridad en Michoacán.
“Hay una responsabilidad desde la autoridad municipal hasta las autoridades estatales y federales para que obtengan resultados y la técnica la deben dictar ellos. Nuestra participación está en la sociedad para que se erradique esta situación pero si son urgentes ya los resultados allá en Michoacán”.
El titular de COPARMEX expuso que mantiene comunicación permanente con el sector empresarial de esa Entidad quienes incluso ya han organizado una marcha por la paz como una expresión de la voluntad que existe para frenar la situación de violencia que enfrentan tanto en zonas urbanas y suburbanas.
Cuando la violencia toma una zona hay desánimo para generar actividades económicas y oportunidades de empleo, advirtió.
“En Michoacán el problema tiene 10 años y ha venido creciendo. Ha venido captando a todo el Estado y ahora está saliendo a los estados vecinos y por supuesto que lo hemos venido señalando desde hace 10 años”.
A lo largo de estos 10 años, continuó, se han frenado las inversiones en la Entidad mientras que hay empresas que operan a puertas cerradas y sólo atienden vía electrónica para poder trabajar.
Castañón añadió que el problema de seguridad se tiene que combatir en todo el País y se debe elevar la cultura de la denuncia.