Staff
AGENCIA REFORMA
GUADALAJARA.- Las palas sacaron de nuevo en el Municipio de La Barca.
La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) reanudó las labores de búsqueda de fosas clandestinas en la ribera del Río Lerma.
Fuentes consultadas por Grupo REFORMA explicaron que las actividades de excavación, cerca de la frontera con el Estado de Michoacán iniciaron desde la semana pasada y las autoridades estatales no forman parte de las diligencias.
Los informantes mencionaron que se han localizado más cuerpos en una franja paralela al cauce, aunque no se ha precisado la cantidad.
Los trabajos anteriores, que se habían pausado en diciembre, arrojaron el hallazgo de 67 cadáveres en dos zonas de la localidad.
Las labores de búsqueda comenzaron el 9 de noviembre del 2013, tras la captura de 3 civiles y 22 policías de Vista Hermosa, Michoacán tras la desaparición de dos agentes de la Policía Federal Ministerial en la Entidad vecina.
Inicialmente, las autoridades revisaron una franja de aproximadamente 3 kilómetros, ubicada junto al Río Lerma, en una zona conocida por los pobladores como Rincón Grande.
Después, agentes de la Policía Federal Ministerial y personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, ampliaron las excavaciones en un predio ubicado entre el Panteón Municipal y la carretera que conduce al Municipio de Jamay.
La Procuraduría General de la República continúa sin brindar información oficial sobre el descubrimiento de las “narcofosas”.