Por Benito Jiménez
AGENCIA REFORMA
APATZINGÁN.- Al crimen organizado no le importó la presencia de las fuerzas federales.
A las 7:20 horas de ayer dos sujetos incendiaron una farmacia ubicada a una calle del Centro de esta ciudad, donde la Policía Federal mantiene un despliegue importante de vigilancia.
“Llegaron dos personas, una se metió y nos dijo que saliéramos, que no debíamos abrir, y luego comenzó a rociar gasolina en toda la farmacia y prendió fuego, el otro lo esperaba afuera”, dijo uno de los encargados de la tienda, asustado.
“Siguen los cobros de piso”, aseveró una mujer que atiende un negocio aledaño, y quien también cerró su establecimiento.
Los peatones que en ese momento circulaban sobre las aceras de Constitución de 1814 y Cayetano Andrade, corrieron a refugiarse por el temor de que algo de la farmacia explotara.
Apenas el martes unos dos mil federales se habían apostado en el Centro de Apatzingán para comenzar las tareas de vigilancia en el marco de la visita a esta ciudad del gobernador Fausto Vallejo.
Ayer, cuando el incendio de la farmacia, un solitario elemento de la PF llegó corriendo al lugar. Iba de un lado a otro.
El asustado uniformado se limitó a llamar por su celular a sus mandos mientras miraba como la farmacia era consumida por las llamas.
A las 7:35, en la esquina del incendio, ya estaba abarrotada de soldados y federales.
“¿Ya para qué?”, masculló uno de los empleados afectados.