Banner

Cientos de adultos mayores esperan horas para ser atendidos por la SEDESOL


Por Itxaro Arteta
e Israel Rosas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Cientos de beneficiarios de la Pensión para Adultos Mayores madrugaron ayer, pero la burocracia en poco les ayudó.
Epifania Hernández viajó de Iztapalapa a la sede de la Secretaría de Desarrollo Social en el Distrito Federal, ubicada en la Colonia Juárez, única dependencia de toda la ciudad donde ayer se podía realizar la “comprobación de supervivencia”.
Esa trámite es una actualización de datos para que los mayores de 65 años sigan recibiendo su apoyo, que a partir de este año es de mil 160 pesos mensuales.
“Llegué a las 6 de la mañana... ¿los que están hasta adelante a qué hora llegarían? Somos adultos mayores y con este frío, además mire cómo ando, en bastón y tener que trasladarme, tomar la micro y luego el Metro.
“Eso no es justo, ¿Porque entonces qué nos dan? ¿Me vengo en taxi? A una vecina le cobraron 150 de venida y 150 de regreso, 300 pesos. Deben de dejarlo en cada delegación para que uno vaya ahí”, planteó Epifania.
Más de 5 mil personas abarrotaron la sede de la SEDESOL en la Ciudad de México y daban tres vueltas a la manzana formados en una fila hacia las 9:00 horas. Para colmo, la apertura de la ventanilla se retrasó hasta las 10:05.
El último día para realizar el trámite el año pasado fue el 15 de diciembre por lo que después de un mes de vacaciones todos los beneficiarios, que ordinariamente hacen su trámite en las 23 ventanillas distribuidas en toda la ciudad, fueron remitidas a la oficina central.
“Primero nos dijeron que a partir del lunes, pero el lunes no había nada”, contó Francisca Hernández, vecina de la delegación Gustavo A. Madero.
“Venimos de Ticomán, allá por el Cerro del Chiquihuite. Antes había una oficina en Cuautepec, ahí me registré yo, luego nos mandaron que por el metro Lázaro Cárdenas, pero luego un vecino nos dijo que ya ni fuéramos, que ya no iba a funcionar ahí y nos dio la dirección de acá”.
Hacia el mediodía la mujer de 69 años, junto con su marido Refugio Murillo, de 74, llevaba formada tres horas y aún había 200 personas adelante de ella.
Ante el caos, personal de la SEDESOL salió del balcón del primer piso con un megáfono a sugerir que no esperaran más y volvieran otro día, pues el trámite puede realizar hasta el 31 de enero, en un horario de 9:00 a 18:00 horas.
Pero Francisca y Refugio no iban solos, llegaron acompañados por su hijo, quien tuvo que pedir permiso para ausentarse del trabajo y garantizar que sus padres tengan el dinero que aligera su manutención.
Por momentos hubo caos, gritos y reclamos, principalmente cuando había personas que se acercaban a la puerta a pedir informes y quienes estaban formados los acusaban de intentar colarse en la fila.
Personal de la SEDESOL habilitó una fila para atender a quienes iban con problemas de salud o en silla de ruedas.
El coordinador operativo del programa en el Distrito Federal, Miguel Castillo De la Vega, reconoció que fueron rebasados por la cantidad de beneficiarios y admitió que no calcularon correctamente la cantidad de personas que intentarían realizar el trámite.
Argumentó que las ventanillas para realizar este trámite en las delegaciones están cerradas porque a principio de año deben acordar con dependencias u organizaciones el préstamo de las instalaciones.
“Estamos en ese proceso de renovar los contratos de comodato de esos lugares que son a préstamo y que nos permitan acceder con todo el personal.
“Ahorita tenemos propuestos para este viernes (ayer) abrir un espacio en la Gustavo A. Madero y otro en Tlalpan, y así conforme transcurra el mes vamos a estar aperturando más ventanillas”, señaló el funcionario.
La fecha tentativa para nuevas inscripciones es el 1 de febrero pero no está confirmada.