Por Marcos Muedano
y Alberto Morales
EL UNIVERSAL
APATZINGÁN.- El padre Gregorio López afirmó que fuerzas federales lograron evitar un atentado en su contra, cuando ingresaba al Municipio de Apatzingán.
El clérigo detalló que personal del Ejército intervino una llamada telefónica en la que se hablaba de un plan para matarlo. “Anoche fui a una boda. Regresé a las 22:00 horas, y me llamaron para decirme que habían captado una llamada de que me estaban esperando a la entrada de la ciudad”, relató.
De acuerdo con el padre, en la colonia Rubén Romero se encontraba una camioneta blanca, en la que estaban tres personas armadas.
“Intervinieron una llamada, y lo que hice fue detenerme ante el aviso que me hicieron.
El jefe de inteligencia militar fue quien captó esa llamada”, dijo.
El pasado jueves, El Universal dio a conocer que el padre Gregorio utiliza un chaleco antibalas durante la homilía, ante las amenazas que el crimen organizado ha hecho en su contra.
De acuerdo con las declaraciones del clérigo, el crimen organizado se encuentra en la cabecera municipal de este Municipio, por lo que pidió a los habitantes denunciar a sus integrantes y líderes que han asolado a la región.
Más tarde, en conferencia de prensa, Monte Alejandro Rubido, secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), informó que en el incidente con el padre “Goyo”, no hubo reporte de víctimas, pues en una primera versión se habló de que hubo muertos.
“Respecto a las declaraciones de ayer en el Municipio de Apatzingán, categóricamente podemos señalar que no hubo ninguna situación de las que se han mencionado en los medios, de parte del sacerdote allá en ese Municipio, en Apatzingán, el padre Goyo, si la memoria no me falla. No hubo ningún enfrentamiento, evidentemente no hay víctimas como se señaló”.
El funcionario federal detalló además que las fuerzas federales en Michoacán detuvieron en los últimos seis días a 38 personas en la región de Tierra Caliente, por la presunta comisión de diversos delitos, por lo que fueron puestas a disposición del Ministerio Público.
Dijo que entre los detenidos están José “N”, de 35 años; Pedro “N” de 31 años, y Jesús “N”, de 37 años, este último señalado como uno de los líderes que más violencia genera en la región, quienes son investigados por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).