El despliegue de fuerzas federales no ha impedido la lucha entre grupos de autodefensa y criminales

Por Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

PARÁCUARO.- Aún con el despliegue de miles de soldados y federales en Michoacán, grupos de autodefensa se enfrentaron ayer contra presuntos criminales.

En tres comunidades de este Municipio, vecinos de Apatzingán, fueron reportados choques a balazos entre grupos de policías comunitarios e integrantes de Los Caballeros Templarios.

Las balaceras se registraron en La Cofradía, El Carrizo y Cancita, adelante de El Varal, donde los autodefensas ya instalaron una barricada.

Este punto se encuentra a unos cuatro kilómetros de la carretera que va de Apatzingán a Nueva Italia.

El Varal se conecta con las tres comunidades donde se reportaron las refriegas por un camino de brecha.

Los choques entre las autodefensas y los integrantes de Los Caballeros Templarios ocurre ante la intención de las guardias comunitarias de avanzar hasta la localidad de El Alcalde, Apatzingán, en las faldas de la Sierra, en Tumbiscatío.

Con la “toma” de El Alcalde, adelantaron los grupos de autodefensa, Apatzingán quedaría rodeado de guardias comunitarios.

De acuerdo con comandantes de los grupos de autodefensa, los primeros enfrentamientos se reportaron a las 17:00 horas y al cierre de esta edición las balaceras continuaban, aunque con menor intensidad.

“Van tres horas de metralla, los cab... se van replegando, pero luego se refuerzan, sigue la metralla”, dijo uno de los jefes de barricada en El Varal.

Los autodefensas afirmaron que hasta anoche no habían recibido apoyo de la Federación en esos combates.

Los grupos de autodefensa acusaron a la Policía Federal de no extender sus operativos hasta ese punto.

“Le decimos dónde están los delincuentes y que no tienen órdenes para ir, así para que los queremos”, se quejó un integrante de los autodefensas.

El Ejército, añadieron, hizo presencia en los puntos donde brotó la violencia, pero sin intervenir.

Fuentes castrenses no confirmaron su presencia en esa zona.

Desde Antúnez y el centro de Parácuaro diversas camionetas con grupos de autodefensa partieron a la zona de conflicto en apoyo de sus compañeros.

Además llevaron consigo armas de grueso calibre y sistemas de comunicación.

Las barricadas de autodefensa de otros Municipios fueron avisadas de mantenerse en máxima alerta, ante un probable ataque de los templarios.



‘Con calma’

A ocho días de operativos federales en Michoacán, los grupos de autodefensa presumen un avance a otros territorios.

Estanislao Beltrán, vocero de los guardias comunitarios celebró que ya se encuentran en territorio apatzinguense en las comunidades de Acahuato, Cenobio Moreno, La Nopalera, San Juan de los Plátanos y La Huerta.

“No hemos llegado a la cabecera, aún”, advirtió.

Sus bases afirman que el objetivo es llegar hasta Apatzingán, principal centro de operaciones de Los Caballeros Templarios.

“Pero lo vamos a hacer con calma, si entramos ahora tenemos miedo que los criminales le disparen a la gente inocente”, dijo un hombre encapuchado con un mapa de Michoacán en una mesa.

El hombre rellenó con color naranja los municipios bajo el control de las autodefensas.

En ese mapa, Coalcomán, la mitad de Aquila, Coahuayana, Chinicuila, Aguililla, Tepalcatepec, Buenavista, Tancítaro, Parácuaro, La Huacana, Nueva Italia, Churumuco, una cuarta parte de Huetamo, Cherán, y recientemente Yurécuaro aparecen como controlados por las autodefensas.

A la par, Beltrán expuso que buscan la manera de “acomodarse” para trabajar de la mano con el Gobierno Federal.

“Estamos abriendo el diálogo, estamos buscando la forma de acomodarnos, somos respetuosos de las autoridades”, dijo ante medios en la comunidad de Antúnez.

“La intención es aportar, todo lo que sea para capturar a los criminales”.

La estrategia de los autodefensas se analiza principalmente en Antúnez, donde Los Caballeros Templarios fueron replegados.

“Toda esa zona está peligrosa, llena de templarios, no hemos podido entrar del todo”, dijo Beltrán.

Expuso que aún faltan por detener a 18 colaboradores de Enrique Plancarte; 27 de Nazario Moreno, El Chayo; y ocho de Servando Gómez, La Tuta, todos ellos líderes de Los Caballeros Templarios.

Los grupos de autodefensa, presumen, ya los tienen ubicados.