Banner

Por Jaime Hernández
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La organización Human Rights Watch (HRW) consideró como muy preocupante el hecho de que el Gobierno de México se esté mostrando “vacilante e inconsistente” para enfrentar el clima de violencia e ingobernabilidad en el Estado de Michoacán, donde ha surgido la fuerza emergente de las autodefensas, un fenómeno que corre el riesgo de convertirse en un “Frankenstein” sin ningún control.
“Da la impresión de que el Gobierno de México ha ido aprendiendo en el camino. Improvisando su posición frente a un hecho que es de la mayor gravedad”, consideró José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división Américas de HRW.
“Creemos que el Gobierno Federal ha sido muy ambiguo y muy poco claro. Ha creado una gran incertidumbre respecto de cuál es la posición del Gobierno frente a un fenómeno de la mayor gravedad, como el surgimiento de las autodefensas”, consideró.
“Las autodefensas son un cáncer que han padecido (países como) Colombia durante varias décadas. Es muy fácil caer en este tipo de modelos donde se genera un Frankestein que luego ningún Gobierno controla”, añadió el representante de HRW al presentar el informe anual 2014 sobre los derechos humanos en el mundo.
Aunque el capítulo dedicado a México en el informe anual de HRW no hace una alusión específica al tema de Michoacán y el surgimiento de las autodefensas, Vivanco quiso resaltar la situación en este Estado mexicano donde --al igual que ocurre en Guerrero--, la ausencia del Estado ha dado paso a la creación de grupos de autodefensa, que hoy le disputan la exclusividad de la violencia legítima. “El Gobierno Federal ha estado totalmente ausente durante un largo periodo (en este proceso). Lleva un año en el poder y hasta ahora no se había dado por enterado de que existe este fenómeno (de las autodefensas) y que se está propagando”, lamentó el representante de HRW.
“La única opción frente a la violencia y el crimen organizado, o grupos irregulares armados, es la participación o el uso de las fuerzas profesionales estatales en materia de seguridad”, consideró Vivanco al reconocer que la penetración de las policías estatales o municipales por parte del narcotráfico y el crimen organizado han permitido el nacimiento de estos grupos de autodefensas, porque la comunidad ya no tiene confianza en las autoridades.
Por ello, consideró, el Gobierno mexicano necesita tener “una política bien diseñada para ganarse la confianza de la población local e intervenir de una manera profesional, sin que se generen violaciones a los derechos humanos” como ha ocurrido, recordó, durante la intervención de las Fuerzas Armadas desde que el Gobierno de Felipe Calderón decidió sacar al Ejército a las calles.