Banner

NOTIMEX
DAVOS.- La economía mexicana crecerá más en 2014 que el año pasado pero experimentará un mayor crecimiento a mediano plazo, estimó ayer aquí el presidente del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) Enrique García Rodríguez.
‘Respecto a 2014 no tengo cálculos de cuanto crecerá México. Posiblemente el crecimiento no va a ser muy alto pero en un mediano plazo va a ser muy positivo’ declaró a Notimex García Rodríguez.
‘Además se está reactivando la economía de Estados Unidos así que yo le veo a México un futuro promisorio’ agregó el economista boliviano, asiduo del Foro de Davos, en el que hoy intervino como ponente de una sesión dedicada a la economía latinoamericana.
Respecto a las reformas acometidas en México en 2013, García Rodríguez estimó que fomentarán el crecimiento económico de ese país pero tardarán en dar sus frutos.
‘Yo creo que el gobierno del Presidente (Enrique) Peña Nieto ha hecho medidas muy valientes y eso va a facilitar mucho el crecimiento’, estimó.
‘Pero es prematuro que las reformas comiencen a influir. Tampoco es para ya. Van a comenzar, tampoco son automáticas, hay procesos’, agregó el presidente del CAF, banco del que forman parte 18 países, principalmente de la región, y 14 entidades bancarias.
‘Veo a México bien. Es uno de los países a los que percibo muy positivamente porque primero tiene una estructura mucho más diversificada que el resto de América Latina con mucha industria y mucha manufactura’ agregó García Rodríguez.
Sobre sus previsiones de crecimiento de la economía de América Latina, en general para este año, afirmó que en CAF ‘compartimos las cifras que se han estado dando que es de un crecimiento de en torno a un tres por ciento’.
En opinión de García Rodríguez ‘no es un nivel satisfactorio de crecimiento porque América Latina tiene que lograr el doble de crecimiento y un crecimiento de mucha mejor calidad y no tan influenciado, sobre todo en Sudamérica, por el precio de las materias primas’.
‘Hay que hacer una transformación y eso requiere mucho esfuerzo, más inversión, más ahorro, mejoras en la productividad, inversión, especialmente en infraestructura y una acción conjunta del sector público y privado sin ideologizar’, concluyó.