Banner

Por Benito Jiménez
AGENCIA REFORMA
APATZINGÁN.- Grupos de autodefensa afinan la toma de El Alcalde, una comunidad de este Municipio que es considerada refugio de las bases de Los Caballeros Templarios.
Líderes comunitarios revelaron que lograron con el Ejército y la Policía Federal que se realicen vuelos de reconocimiento antes del golpe a ese bastión templario.
La toma de El Alcalde forma parte de una estrategia para rodear Apatzingán que se viene fraguado desde meses atrás.
“Sólo nos falta el corredor que va de Apatzingán a El Alcalde, toda esa zona está llena de templarios. Con eso Apatzingán quedaría prácticamente a merced, pues de los cuatro puntos cardinales ‘bajarían” los apoyos para entrar”, dijo un coordinador general de las autodefensas.
El plan para tomar El Alcalde consiste en hacer una pinza por La Cofradía, ya tomada por los federales y comunitarios, y por la vía de Pinzándaro, controlada por los autodefensas.
“Tenemos que entrar por La Nopalera y el Tepetate, ahí ya han habido enfrentamientos; por eso pedimos la ayuda con los sobrevuelos”, indicó un coordinador general de los 32 con los que cuenta el movimiento armado.
Apenas el martes, autodefensas y federales fueron recibidos a tiros desde La Cofradía y el pueblo vecino de El Carrizo.
La autodefensas prevén una guerra en ese valle que abarca desde El Alcalde, al pie de la sierra, hasta Presa el Rosario.
“Nadie, ni nuestros jefes de barricadas, saben cuándo vamos a entrar a Apatzingán”, dijo el líder de las autodefensas.
Explicó con los comunitarios llegaron a un acuerdo para entrar en la ciudad, la más importante de Tierra Caliente, cuando cada uno de los grupos estuviera a ocho minutos del casco urbano.
“Es el tiempo que vamos a hacer desde cualquier punto en los alrededores de Apatzingán”, afirmó.
A casi un año del levantamiento en armas de las autodefensas en La Ruana, los líderes coinciden en que tienen bajo su control 69 localidades en 28 municipios.
“Nos faltan muchos, vamos a estar en los 113 Municipios de Michoacán, pero lo primero es consolidar en movimiento de los autodefensas en Tierra Caliente, y para eso nos falta entrar a El Alcalde y después a Apatzingán”, dijo el coordinador.

‘Saben todo’
La posición de Los Caballeros Templarios, se pasa se voz en voz y de radio en radio.
“El pueblo nos da la información, nos dice sus posiciones y un caso es El Alcalde.
“Aquí desgraciadamente tenemos dos problemas: uno que efectivamente están armados y son muy peligrosos por el arsenal con el que cuentan, y la otra es que los templarios tienen una comunicación excelente con sus punteros (informantes)”, dijo Estanislao Beltrán, vocero de los autodefensas.
“Ellos (los delincuentes) saben todos los movimientos, lo saben desde que están afuera de la 43 Zona Militar, reportan todo, los convoys de los federales, todos los movimientos, y gracias a eso se mueven constantemente”, puntualizó.
Uno de los jefes de barricada de Pinzándaro, donde se pretende hacer pinza a El Alcalde, calculó que los templarios cuentan por lo regular con 40 minutos de anticipación antes de cualquier movimiento contra sus bases.
***
En Apatzingán los comerciantes prevén un incremento de violencia, si es que llegan las autodefensas y algunos justifican la presencia de templarios en la ciudad.
“El asunto es muy sencillo, el jale, sí, el jale (venta de droga), si hay jale hay dinero, aquí sabemos todos quién y dónde vende la droga, es su problema, no nos importa.
“A lo mejor sí estamos mal por no denunciar, pero hacerlo significa que no haya dinero, quién nos ayuda, el gobierno, no, nadie. Ellos ponen el dinero y al haberlo a todos nos va bien”, comenta un comerciante en el mercado.
Lo que suponen los comerciantes, principalmente los ambulantes, es que no se van a dejar de los autodefensas.
“Compa, oye, aquí todos estamos con apoyo, los autodefensas van a venir a hacer un desmadre, no lo vamos a permitir”.
Esta situación tiene tensa a la ciudad de Apatzingán, de por sí colapsada en su economía.
“Sí vamos a entrar, ya hay gente adentro”, confió un coordinador autodefensa.
Ahora es un mano a mano.