Banner

Por Silvia Otero
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Sonriente y por momentos posando para la cámara, con cigarro en mano, lista para firmar el libro de salidas del Centro Femenil de Readaptación Social de Tepepan, así lucía Florence Cassez minutos antes de abandonar la prisión y cerrar uno de los capítulos más polémicos de la historia judicial del País, que rebasó fronteras y provocó un conflicto diplomático bilateral con Francia.
Las imágenes, que hasta ahora son públicas, fueron tomadas el miércoles 23 de enero de 2013, cuando en el área jurídica del penal femenil se realizaban las últimas gestiones para que la francesa fuera excarcelada —tras permanecer ocho años en prisión—, por las fallas procesales en su contra que le abrieron las rejas hacia la libertad.
El rostro feliz de la joven antes de abandonar la cárcel de Tepepan contrastan con las fotos que ese día se difundieron de una Cassez nerviosa, seria, ataviada con un chaleco antibalas —al igual que su padre y abogado—, a la salida del penal, donde familiares de víctimas de la banda de secuestradores “Los Zodiaco”, a la que presuntamente pertenecía, la aguardaban para gritarle: “¡Asesina, asesina!”
Ese mismo día abandonó México. Ya han pasado 365 días después de esa fecha en la que la justicia tuvo dos rostros distintos: uno amargo para las víctimas, y otro para la mujer que libró 60 años de prisión por las irregularidades cometidas en su juicio, por las violaciones a los derechos humanos cometidas en su agravio.
Un año después, Cassez sigue siendo noticia, por lo menos la francesa ha capitalizado los ocho años de prisión y la batalla legal que emprendió contra el sistema de justicia mexicano, que al final le concedió la razón, aunque quedó libre pero no fue absuelta… siempre existirá la duda de si cometió los secuestros que se le imputaron.
Justo el 23 de enero de este 2014, a modo de conmemoración y estrategia de marketing saldrá a la venta en Francia su segundo libro “Nada encarcela a la inocencia”, en el que plasma una vez más su versión sobre los hechos y rechaza haber participado en los secuestros que perpetró su ex novio Israel Vallarta, el presunto líder de la banda de Los Zodiaco.
La ahora escritora de 39 años de edad, originaria de Lillie, Francia, deja atrás el nombre de Florence Marie Louise Cassez Crepin, y adopta para su obra la versión corta del mismo, sólo Florence Cassez, que le dio fama internacional.
Ya había incursionado en las letras en 2010 con “A la sombra de mi vida”, en el que relató el montaje que se creó en su contra durante su detención en 2005, por parte de elementos de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), pero lejos de cerrar este episodio en su vida, ahora en libertad decidió presentar una segunda obra, con lo que aprovecha que su caso aún es tema de análisis e incluso su imagen ha sido tomada como icono de una organización que se presenta como “México por Florence Cassez: Contra la Fábrica de Culpables en México”.
Además de su incursión como escritora, poco se sabe sobre sus actividades en Francia, de su vida, excepto la imagen vestida de novia que se difundió en julio de 2013 cuando se casó con su novio Fausto, en Dunquerke, Francia, un joven que participó en el comité de su defensa y que hasta la visitó tras las rejas.
Quedan también en esta historia las imágenes de una Florence que fue recibida en su País en alfombra roja y como heroína, que pasó de Tepepan al Palacio del Eliseo, para reunirse más de una hora con el Presidente galo Francois Hollande. En su País dijo que había sido absuelta —también en su versión—, aunque en realidad el fallo a su favor solamente implicó que obtenía su libertad, no que fuera inocente.