Banner


Por Jorge Escalante
AGENCIA REFORMA
GUANAJUATO.- El diputado local Marco Antonio Miranda afirmó ayer que funcionarios del Instituto de Infraestructura Física Educativa de Guanajuato (Inifeg) infla costos de construcción de aulas para que las empresas repartan “moches”.
Ex dirigente de la sección 13 de SNTE, el legislador del Panal explicó que construir un salón de 48 metros cuadrados cuesta alrededor de 500 mil pesos.
“Sabemos que 10 o 15 por ciento que les cobran a los constructores se traduce en que los montos se inflen y las obras sean de mala calidad.
“Todo esto se realiza a través del Inifeg, que asigna las obras a los contratistas y la ejecutan a costos elevados y con malos materiales por pagar moches”, afirmó.
El también integrante de la Comisión de Educación dijo que solicitará al Órgano de Fiscalización Superior del Congreso local una auditoría al Inifeg.
“Que se investigue y si se comprueba que hay elementos de corrupción de los funcionarios públicos, así como también de los proveedores, que se actúe con todo el rigor de la ley”, planteó por su parte el diputado local panista Alfonso Ruiz Chico.
Reforma publicó que constructores denunciaron al ex director técnico del Inifeg, José Guadalupe Ramírez, por cobrar “moches” por entregar contratos por adjudicación directa en 2013.
El ex funcionario fue cesado el pasado 15 de enero.