Banner

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- En esta semana, los mercados financieros estarán atentos básicamente al primer anuncio del año de política monetaria que realizarán los bancos centrales de México y Estados Unidos, donde continuarán ejerciendo fuertes movimientos volátiles en el tipo de cambio peso-dólar, bolsa accionaria y tasas de interés.
Sin embargo, los inversionistas contarán con datos económicos importantes que les ayudará a tomar decisiones de inversión, tanto en el contexto nacional como en EU.
El lunes, en el ámbito local se notificará el indicador global de la actividad económica a noviembre, que estima un incremento de 0.8% en la balanza comercial a diciembre, mientras en el País vecino del Norte se espera la cifra de venta de casas nuevas al doceavo mes del año pasado.
El martes, en Estados Unidos se publicará la variación de bienes duraderos a diciembre. Los analistas de Banorte-Ixe pronostican un incremento de 1.7%, lo que implica un debilitamiento frente al alza de 3.4% registrado en noviembre pasado.
El miércoles, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal dará el anuncio de la política monetaria. Los analistas de Scotiabank México señalan que la Fed reducirá nuevamente su ritmo mensual de compra de activos, en otros 10 mil millones de dólares y se pondrá especial atención a los comentarios que hagan los miembros de este banco central estadounidense.
El jueves, en el País vecino del Norte se notificará el dato del PIB preliminar correspondiente al cuarto trimestre de 2013, que según los analistas de Santander calculan un crecimiento de 3.2% a tasa anualizada; el trimestre previo resultó de 4.1 por ciento.
El viernes, el Banco de México (Banxico) sostendrá su reunión de política monetaria y se espera que el banco central mantenga sin cambio la tasa de referencia que actualmente se encuentra en 3.5%, pero habrá que ver si modifica su lectura de la economía o del balance de riesgos, especialmente ahora que la inflación de la primera quincena de enero fue mayor a lo previsto, según comentarios de Scotiabank.
En los mercados financieros se conjugaron varios factores para detonar fuertes presiones, en especial en los emergentes. Primeramente continúa el temor de muchos inversionistas con respecto a que la Fed podrá volver a reducir el monto de compra de bonos. Este evento de la Reserva de EU por si sólo genera presión en las tasas de interés, de un tipo de cambio que se eleva rápidamente y una bolsa que se contrae.