Banner

Por Rolando Chacón, Haydeé Ramírez y Aline Corpus

AGENCIA REFORMA

LOS CABOS.- Para los yatistas extranjeros, la Secretaría de Hacienda se ha convertido en el pirata más temido.

Después de un megaoperativo del SAT en varios puertos en noviembre pasado, decenas de dueños de yates están huyendo del País con sus embarcaciones.

Esto, ante la amenaza de ser embargados por presuntos fallos en un trámite de sólo 50 dólares.

María Teresa Celis de Grossman, presidenta de la Asociación Mexicana de Marinas Turísticas, consideró excesiva la medida ejecutada por la Administración General de Auditoría al Comercio Exterior (AGACE).

“La noticia ha causado gran alarma entre los yatistas, quienes ya se han ido de varias marinas; se han cancelado reservaciones, regatas, etcétera”, lamentó.

El 26 de noviembre del año pasado, al inicio de la temporada alta, que concluye en febrero, el SAT desató operativos en al menos 11 marinas del País para corroborar la estancia legal de yates y lanchas.

Las embarcaciones turísticas están libres de impuestos, pero el Gobierno Federal cobra 50 dólares por un Permiso de Importación Temporal por 10 años.

El formato de este permiso es el mismo que se usa para registrar automóviles, aunque los datos que tiene un yate son diferentes, lo que habría generado confusiones burocráticas y confiscaciones sin motivo real.

En los operativos de noviembre se embargaron 338 embarcaciones, algunas con un valor superior a los 4 millones de dólares, pero la mayoría pertenecientes a estadounidenses jubilados.

Los inspectores realizaron las revisiones en puertos como San Carlos, Guaymas, Los Cabos, Vallarta, Cancún y Acapulco.

Hasta la semana pasada, sólo habían sido liberadas 26 embarcaciones: 16 en Vallarta y 10 en Los Cabos.

De acuerdo con información reciente de AP, fuentes de Hacienda señalaron que ésta podría tardar hasta cuatro meses en decidir si libera los yates o los vende en subasta.

“Esperamos que nada más los multen y no decomisen las embarcaciones, pues, si la AGACE confisca, aun cuando sea un yate de millones de dólares, por no tener un permiso que cuesta 50 dólares, le va a dar miedo a los yatistas venir a México”, dijo Celis.