Por Aline Corpus
AGENCIA REFORMA
ENSENADA.- Sam Robinson, de 57 años, originario de Australia, comentó que después del operativo realizado por el SAT para revisar los pedimentos de importación de las embarcaciones algunas obligaciones son difíciles de cumplir.
“Tenemos veleros que provienen de todo el mundo, los del Gobierno vinieron y básicamente pidieron dos cosas, una, que el nombre del pedimento de importación de la embarcación coincida con tu identificación”, platicó.
“Y dos, que absolutamente todos los números de las partes del motor y el motor mismo coincida con el número del pedimento de importación.
“Pero es absurdo, somos personas que viajamos por todo el mundo, y es muy posible que hayamos hecho cambios sustanciales (en el motor) en botes o veleros después de muchos años de navegar”.
Robinson informó que muchos dueños de embarcaciones ya ni siquiera recuerdan dónde hicieron el cambio de partes de las embarcaciones.
“Somos personas que no necesitamos facturas o notas de compra, por eso no las tenemos”, indicó.
Comentó que él regresará a Australia pronto, pero que sabe de al menos 30 propietarios de embarcaciones que no pudieron comprobar el origen de las partes de sus botes o veleros y fueron incautados.
“Yo no sé cómo le van a hacer algunos amigos porque no son de México, vienen de Francia o de Inglaterra y sus embarcaciones fueron incautadas por el Gobierno mexicano”, dijo.