Banner

Por Silvia Otero
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- En México, el secuestro repuntó 310% en una década, y durante 2013 se rompió el récord histórico: se convirtió en el de mayor incidencia en ese lapso al cerrar con mil 695 casos denunciados en todo el País, lo que en promedio diario representó 4.6 plagios.
De acuerdo con las averiguaciones previas iniciadas por privación ilegal de la libertad en las Procuradurías de Justicia, los estados de Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, México, Morelos y Veracruz tienen ahora la mayor incidencia criminal en ese ilícito, revela el último informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).
Tan sólo entre 2012 y 2013, el secuestro aumentó 20.4%, al pasar de mil 407 casos a los mil 695 con los que cerró el año, que tuvo el mayor número de plagios durante los meses de octubre y noviembre, con 155 y 156 denuncias, respectivamente, lo que equivale a un promedio de cinco casos diarios.
Este martes, el Gobierno Federal anunció la nueva Estrategia Nacional Antisecuestro para revertir esta tendencia y hacer frente al repunte que ha tenido este delito de alto impacto, que se disparó a partir de 2008 -en el sexenio anterior-, cuando se duplicaron las denuncias respecto al año anterior, y de ahí en adelante las averiguaciones previas fueron en aumento.
El comportamiento creciente que tuvo la comisión de este delito en los últimos seis años no se vivió ni siquiera cuando existieron bandas de alta peligrosidad, como la que lideró durante la década de los 90 Andrés Caletri -capturado en febrero de 2000-, pues durante esa época se denunciaban no más de 500 casos, y fue en 1998 cuando se llegaron a denunciar 657 privaciones ilegales de la libertad, la más alta hasta ese momento de acuerdo con los archivos criminales históricos del SESNSP.
Al analizar la incidencia del secuestro en la última década, el documento estadístico oficial detalla que en 2003 se denunciaron 413 casos, es decir, que se registraron en las procuradurías 1.1 plagios en promedio diario; después el delito tuvo un repunte en 2006 -al finalizar el sexenio foxista- con 733 plagios, pero al siguiente año volvió a caer a los 438.
A partir de 2008 las bandas de secuestradores y grupos del crimen organizado que encontraron en este delito una nueva forma de financiamiento para sus operaciones delictivas ya no dieron tregua, y cada año la cifra de denuncias creció.