Banner

Por Karina Suárez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- En la última década, el gasto por consumo de energéticos del sector minero se disparó.
El incremento de operaciones mineras y el alza en insumos energéticos del País, fueron las causas.
En 2004, este sector reportó un gasto de 7 mil millones de pesos por concepto de energéticos, mientras que al cierre del 2012 los gastos por este mismo rubro ascendieron a más de 32 mil 578 millones de pesos, según datos de la Cámara Minera de México (Camimex).
De acuerdo con las estadísticas de este organismo, el consumo de energéticos sufrió un inusitado crecimiento de 2011 a 2012, lapso en que el gasto en combustibles creció 103 por ciento.
Eduardo Salgado, especialista del sector minero de la consultora KPMG, explicó que el gasto se elevó porque se incrementó la actividad y los precios del diesel aumentaron, un insumo vital para algunas plantas generadoras de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
“Mientras no haya un cambio en la tecnología de las plantas generadoras de electricidad como lo pudieran tener en Estados Unidos, el costo de ese energético para las compañías mineras va a seguir siendo exorbitante”, indicó Salgado.
Las actividades intermitentes de exploración, explotación y refinación de minerales convierten a la minería en una de los sectores más intensivos en el uso de energía eléctrica.
Las empresas afiliadas a la Camimex refieren que de un 30 a 40 por ciento de los gastos operativos corresponden a este rubro.
Según la Cámara, México ocupa el sexto lugar entre los países con la energía eléctrica más cara del mundo.
Es por ello que ante la falta de competitividad en precios eléctricos, empresas como Industrias Peñoles, Grupo México y Minera Autlán han construido sus propias plantas de energía eléctrica.
Con la alternativa de autoabastecimiento, dichos consorcios han reducido desde un 28 a un 50 por ciento sus costos energéticos anuales.
Para Mauricio Candiani, director de la empresa dedicada a la venta y compra de activos mineros, Candiani Mining, uno de los beneficios de la reforma energética será la reducción de tarifas de la CFE así como la eficiencia en el servicio.
“En el largo plazo, una reducción significativa de los precios del suministro eléctrico sí puede beneficiar al sector minero”, pronosticó.
La producción minerometalúrgica por principales productos minerales generó una ganancia de 12 mil 950 millones entre enero y septiembre del 2013, según datos de Inegi.