Por José Escobar Zavala
Cronista de la Ciudad


Avanza el mes y ya estamos por dejar atrás la empinada "Cuesta de Enero". Hoy es Día de Nuestra Señora de Belén, nombre que lleva uno de los 8 pueblos pertenecientes a la Tribu Yaqui, etnia famosa por la belicosidad que ha demostrado a través de la historia, en la defensa de su territorio. Con fiereza ha combatido a mexicanos e invasores extranjeros.
Guerrearon contra chichimecas, apaches, españoles y con el Gobierno nacional. Esa lucha, interrumpida por treguas, se llevó la friolera de varios siglos. El primer combate entre Yaquis y españoles tuvo lugar el día 5 de octubre del año 1535. Las tropas españolas, bajo el mando de Diego Guzmán, fueron atacadas por los Yaquis, pero éstos salieron derrotados tras un enconado combate, en el que se convencieron los invasores que no había otra tribu más aguerrida.
A propósito de datos históricos, un día como hoy del año 1864 se anunció el bloqueo de las costas sonorenses por la Escuadra Francesa del Pacífico, aunque desde días antes circulaba el rumor de que no pasarían muchos meses para que la invasión se consumara. El ejército francés ya había tomado el puerto de Mazatlán, con la idea de enviar desde allá fuerzas de desembarco.
Para la defensa en Álamos se organizó un club político denominado "Independencia, Libertad o Muerte",. Mientras tanto el Congreso daba facilidades al gobernador Ignacio Pesqueira, para que elevara la Guardia Nacional a seis mil hombres, y a la vez dotarlos de armas y municiones. Desgraciadamente la Federación no pudo mandarles ninguna ayuda, dado que en ese tiempo Benito Juárez presidía un Gobierno itinerante, por la persecución de los imperialistas bajo el mando francés. Bajo esas condiciones Guaymas fue tomado por los invasores franceses en marzo de 1865.
Pausa para hacer llegar nuestras condolencias a los deudos de la señora María Antonieta "Maye" García, quien falleció el pasado lunes a la edad de 82 años. La cremación de sus restos y los servicios religiosos tuvieron lugar al día siguiente. Ella era originaria de esta ciudad, hija de don Aureliano García, propietario de la herrería más grande todo el Sur de Sonora, misma que se ubicaba por la calle Puebla, a mitad de cuadra, entre No Reelección y Guerrero. Su hogar familiar quedaba frente a la mencionada herrería, que se especializaba en construir batangas y carretas tiradas por mulas.
La "Maye" como cariñosamente llamaban familiares y amigos a la hoy finada, fue la última hija de don Aureliano. Poco a poco, por la acción del tiempo, van desapareciendo los hijos de las familias pioneras de esta querida y entrañable comunidad.