Banner

Por Itxaro Arteta
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Agua entubada para las viviendas de Oaxaca y casas que no sean de sólo un cuarto para el Distrito Federal son algunas de las prioridades definidas por SEDESOL para canalizar el gasto en infraestructura social.
La Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) publicó ayer viernes, en el Diario Oficial de la Federación, el Informe Anual sobre la Situación de Pobreza y Rezago social en las entidades y sus demarcaciones.
El reporte será la base para orientar los casi 58 mil millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).
En Oaxaca, por ejemplo, de 934 mil viviendas, el 30.1 % no cuenta con agua entubada y 28.3 % no tiene drenaje.
En Guerrero, con 805 mil viviendas, los porcentajes van de 37.7 y 22.5 % y en Chiapas, con un millón 73 mil casas, las cifras pasan de 26 a 16 %, respectivamente.
Estas carencias se registran en la mayoría de los estados con alto rezago social.
En contraste, en entidades con menor rezago social, como Nuevo León, el agua entubada sólo le falta a 3.1 % de los 4.6 millones de hogares.
En el Distrito Federal, el hacinamiento es el principal problema, ya que 5.8 % de las viviendas tienen un solo cuarto.
El piso de tierra, la falta de drenaje y la falta de energía eléctrica afectan a menos del uno por ciento de los hogares.
Destaca también el caso de Quintana Roo, donde la vivienda de un solo cuarto es la constante en 20.5 % de hogares, muy por encima de los problemas de agua y drenaje, que afectan a 8 y 5 % de la población.
El servicio de vivienda que mayor cobertura tiene en todo el país es la energía eléctrica.
El Estado con menor cobertura es Oaxaca. Ahí, 5.2 % de las viviendas carece de este servicio. En el Distrito Federal, la cifra es de sólo 0.1 por ciento.