Por Nurit Martínez Carballo
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- En la aplicación de la Evaluación Nacional de Logro Académicos en Centros Escolares (ENLACE) en los últimos cinco años hubo perversiones y prácticas corruptas vinculadas a la entrega de estímulos a docentes, por lo que ante la falta de trasparencia, la Secretaría de Educación Pública (SEP) decidió suspender su aplicación hasta que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación pueda generar un nuevo examen que mida el desempeño escolar.
Emilio Chuayffet Chemor, titular de la SEP, anunció que la prueba se conserva para medir el desempeño del bachillerato debido a que ahí no se ligó a la entrega de estímulos a estudiantes ni profesores, mientras que se prevé que en mayo de 2015 se pueda contar con una nueva generación de exámenes para medir la calidad del sistema educativo.
Aseguró que la perversión no es un asunto exclusivo de México, sino que ocurre en otros países. Ejemplificó que a partir de la aplicación de la llamada Ley de Bush de 2002, que impulsó que ningún niño se quede detrás, surgieron un sinnúmero de pruebas vinculadas para entregar estímulos a los profesores y eso provocó que fueran “perversas o corruptas en su aplicación” en estados como Carolina del Norte, Georgia, Chicago y Iowa. “Aquí en México ocurrió lo mismo”, afirmó el secretario.
Al detallar las perversiones de la evaluación del desempeño en Español y Matemáticas —de tercero a sexto grado y los tres niveles de secundaria—, además de que de forma alterna se aplicaron exámenes en otras asignaturas, el secretario recurrió a un análisis de Eduardo Backhoff —integrante de la junta directiva del INNE— para explicar cómo se desvirtuó la enseñanza para obtener buenos resultados o qué acciones se realizaron para modificarlos.
Dijo que en cuatro formas se alteran los resultados de la prueba. “Se enseña sólo lo que la prueba va a tener como contenido. Lo demás se deja de lado, se procura que el alumno de bajo rendimiento no llegue a la escuela el día de la prueba, para que no haya bajas en el promedio del rendimiento escolar”.
También “se pasan las respuestas a los alumnos. Se corrigen las respuestas una vez entregada la prueba. Hay veces que, entregada la prueba, las respuestas eran corregidas para que significaran lo que el alumno no había querido decir y para que de esta manera se elevara la calidad educativa, presuntamente”.
Emilio Chuayffet afirmó que “con una prueba así nadie puede decir que es una prueba que refleja con transparencia el rendimiento escolar. Quien así lo diga parece que no ha leído los resultados de ENLACE en 2013”.
Informó que se desconoce la cantidad de maestros que incurrieron en esas prácticas “perversas”.
Reveló que como muestra de la falta de transparencia en la prueba en el 2013 los estados con mejor desempeño fueron Chiapas, Guerrero y Campeche, contrario a los resultados de otras pruebas que se aplican, como la de PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y EXCALE, que elabora el INEE.
Dijo que los estados de Aguascalientes y Querétaro, que obtienen mejor desempeño en otro tipo de pruebas obtienen bajos resultados en ENLACE.
Emilio Chuayffet encabezó una conferencia de prensa convocada para hacer frente a las críticas y posiciones de organizaciones civiles y de padres de familia que insisten en la aplicación de ENLACE en este año 2014.
Interpretó a quienes dicen que es mejor tener esa prueba a no tener nada. “Es decir, es mejor tener una prueba que pervierte la verdad, que engaña con los resultados a no tener nada. No vamos a tener un año una prueba de evaluación, lo cual no quiere decir eternamente no tener prueba”, dijo que sólo este año se hará un “alto en el camino para corregir los errores”.
En el salón Miguel Hidalgo y rodeado de los subsecretarios de la dependencia, Chuayffet reconoció que cuando surgió ENLACE en 2005 era un instrumento “bueno”, pero lamentó que con el tiempo se desvirtuó su aplicación.
Relató que a lo largo de los años se tomaron diversas acciones en torno al examen. En 2006 se anunciaron resultados públicos. En 2007 fue empleada para premiar a los mejores alumnos, por grado y asignatura en cada entidad.
En 2008 se iniciaron las publicaciones por escuela a través de un ranking de mayor a menor calificación, considerando un puntaje global entre Español y Matemáticas, “sin considerar que obedecían a dos escalas diferentes que no son compatibles. Aquí comienza una carrera de errores en el manejo y aplicación de la prueba”.
Descartó que se vayan a aplicar sanciones de carácter administrativo a quienes estaban en la administración pública en ese momento. Anunció que tal como lo establece la reforma educativa, en mayo de 2015 se deberá contar con una nueva generación de pruebas que sustituyan a ENLACE.