Por Pedro Diego Tzuc
AGENCIA REFORMA
MÉRIDA.- Los presbíteros Alejandro Solalinde Guerra y Tomás González Castillo afirmaron que los defensores o defensoras de migrantes no dejarán de ser incómodos frente al poder o quienes violen los derechos humanos.
“No se puede ser defensor, defensora de derechos humanos sin cuestionar a quien lesiona a esos derechos”, dijo Solalinde, fundador del albergue Hermanos en el Camino.
“Nosotros no podemos nada más acariciar, cuidar o tener una mano sanadora en la persona que ha sido víctima, por supuesto que no, eso sería en vano”, abundó.
El Premio Nacional de Derechos Humanos 2012, ofreció conferencia de prensa previo a la inauguración del Foro “Retos y Avances de los Protectores de Derechos Humanos en México”, organizado por jóvenes de universidades y agrupaciones públicas y privadas.
En el encuentro también participan fray Tomás, Premio Franco-Alemán en Derechos Humanos “Gilberto Bosques” 2013; y las integrantes de “Las Patronas”, Premio Nacional Derechos Humanos 2013.
Solalinde advirtió que al hablar de protección a los derechos humanos y de las personas migrantes se tiene que señalar al poder que no cuida o que está agrediendo.
“Los defensores y defensoras estamos en esa exigencia de medidas cautelares, pero somos incómodos, y no podemos dejar de ser incómodos y no queremos dejar de ser incómodos”, precisó.
Por su parte, González Castillo denunció que en lo que va de la actual Administración federal se observa un retroceso en el trato hacia los migrantes.
“Nos reunimos constantemente, y nuestra reflexión y conclusión es que a un poquito más de un año del nuevo Gobierno ha habido un retroceso tremendo en la protección, ya no solamente a los derechos de las personas migrantes, sino a una vida digna, a un tráfico digno”, indicó.
“Tenemos que decir la verdad, como dice Alejandro no podemos ser defensores sin incomodar”, acotó.
Por “Las Patronas”, asisten Norma Romero Vásquez y Sonia Romero González.
Norma planteó que existen ordenamientos de la Ley de Migración que no están poniéndose en práctica, por lo que las autoridades en la materia solamente pretenden engañar.
“El migrante sigue sufriendo, el migrante está pasando por una situación en donde cada día son más perseguidos, en donde cada día hay más discriminación”, acusó.