Por Pedro Diego Tzuc Cime
AGENCIA REFORMA
MÉRIDA.- La titular de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), Rosario Robles Berlanga, aseguró ayer que las grandes reformas en marcha permitirán garantizar el abatimiento de la pobreza extrema y el hambre.
“Poco a poco en este sexenio irán madurando tanto las reformas económicas como esta reforma social, para garantizar que por lo menos al final del sexenio esta parte más visible y más dolorosa que es la pobreza extrema y el hambre podamos haberlo abatido”, dijo.
Durante la ceremonia de toma de protesta de Comités Comunitarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre en la Comisaría de Caucel, Municipio de Mérida, presumió que a un año de que arrancó esta iniciativa tres millones de mexicanos comen mejor.
“De siete millones de personas que nos planteamos como objetivo para cubrir durante los seis años de su Administración, a tan sólo un año tres millones de estas personas que tenían hambre, antes de su llegada, hoy comen mejor”, afirmó.
Con la presencia del gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, y el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, la secretaria reconoció que no es suficiente con entregar un apoyo a una familia.
“Lo que necesitamos es generar trabajos, es generar empleos bien pagados para nuestra gente, porque el pueblo de México es un pueblo trabajador; no le gusta vivir de migajas, lo que quiere es empleo, y por eso, las grandes reformas que emprendió el Presidente Enrique Peña Nieto y que hoy son ya una realidad para nuestro País”.
Robles Berlanga mencionó en su discurso que este proceso de reformas se irá concretando con el tiempo, en algunos casos meses y en otros años para empezar a ver los resultados.
Por su parte, Zapata Bello celebró que la coordinación de esfuerzos rinda resultados “en una dirección muy clara” que es la que ha marcado el Presidente de la República.
Esto es, apuntó, garantizar que en México tengamos un País incluyente, un País donde todas las personas tengan las oportunidades de ser incluidas en los espacios de desarrollo, fundamentalmente en esos espacios básicos que garantizan el bienestar mínimo de todas las familias.
A su vez, Barrera Concha expuso que trabajar de manera transparente y justa por quienes más lo requieren es la única forma de garantizar un futuro mejor, de contar con un tejido social sano donde no permee la violencia y la descomposición social.