Por Rosa Castro
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Al año, más de 25 mil parejas estadounidenses vienen al País... enamoradas.
¿La razón? Eligen destinos como Cancún y Acapulco para celebrar sus bodas, en una industria que está creciendo paulatinamente.
A nivel mundial, la industria creció en los últimos 10 años un 400 por ciento, y tiene un valor de mercado de más de 28 mil millones de dólares, de acuerdo a datos de la Secretaría de Turismo.
Alrededor del 25 por ciento de las bodas estadounidenses se celebran fuera de su territorio nacional, y de éstas una tercera parte tienen lugar en México.
Leopoldo Morales, encargado de alimentos y bebidas del Hotel Quinta Real, de Acapulco, dijo que un factor es el financiamiento y la variedad de paquetes que ofrecen las cadenas hoteleras.
“Podemos dar el servicio completo de banquetes, alimentos y bebidas en general, más las suites, o pueden ser bodas de tipo independiente, en que nada más vengan y nosotros ponemos el salón y el banquete”, detalló.
“Tenemos planes de financiamiento, ya sea por depósitos en cuentas bancarias, o dando anticipos directamente al hotel”.
Rebeca González, encargada del área de bodas del Hotel Grand Velas, de la Riviera Maya, añadió a los beneficios económicos las ventajas sociales para las parejas y sus invitados.
“Es más económico hacer una boda-destino que celebrarla en casa, además de la facilidad que conlleva con todo el personal que está involucrado y todas las herramientas que tienen las novias para planear su boda a distancia”, comentó González.