Banner

Por Adán García Cervantes
AGENCIA REFORMA
PÁTZCUARO.- Una bandera del Grupo Modelo reposa sobre el féretro del empresario Miguel Arce Ochoa, rodeada del miedo, la indignación y el clamor de justicia.
“Los que lo conocimos estamos consternados. Estamos viendo que definitivamente no tenemos gobierno. Nos están dejando solos”, reprochó Jesús Valencia, ex alcalde de Pátzcuaro y tío de quien fuera por años gerente del consorcio cervecero en esta localidad.
Tras padecer un secuestro y constantes acosos de grupos criminales, el empresario fue finalmente asesinado la mañana del jueves afuera de su domicilio.
Fue un ataque rápido y certero, como estila el crimen organizado. A plena luz del día le dispararon a la cabeza, afuera de su residencia en el Fraccionamiento Los Nogales.
¿Pues qué les hizo? Lanzaba ayer la pregunta al aire una mujer, al enterarse que el cadáver del cortejo era el de uno de los hombres altruistas del pueblo.
“Era un hombre que, olvídese, intachable. Era sobrino mío. Una gente de trabajo, una gente que nomás de preguntar por él, desde chico, sabrán decirle quién fue.
“Yo siempre iba y le pedía apoyo para cualquier cosa, para (apoyar el programa de) la equinoterapia y era el primero en darme”, comentó Valencia.
Grupos de autodefensa acusaron de este crimen a la organización delictiva Los Caballeros Templarios.
“Es lamentable que siga esta violencia, estos asesinatos de gente que ya ha sido víctima de secuestro y todavía lo asesinan”, externó María Dódoli, ex alcaldesa de Uruapan y amiga de los deudos.
“Los noticieros nos quieren hacer creer que todo está bien, que todo se está resolviendo y no es cierto. Aquí tenemos una prueba palpable; la violencia sigue”, dijo.