Banner

Propone SS que sean multados hasta con cinco mil salarios mínimos quienes vendan este tipo de alimentos

Por Paloma Villanueva

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Los pastelillos, botanas fritas, gelatinas y pan blanco podrían dejar de venderse en las escuelas.

Las secretarías de Salud y Educación Pública integraron los nuevos lineamientos para la venta de alimentos sanos en colegios públicos y privados del País y ahora se propone que sean multados hasta con cinco mil salarios mínimos quienes vendan comida chatarra.

Así lo define el “Acuerdo mediante el cual se establecen los lineamientos generales para el expendio y distribución de alimentos y bebidas preparadas y procesadas en las escuelas del sistema educativo nacional”, que se encuentra en revisión en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER).

En comparación con los lineamientos de 2010, esta medida sería aplicada no solo en la educación básica sino también en la educación media y media superior.

La propuesta establece que los servidores públicos y prestadores de servicios educativos que promuevan o propicien la preparación, expendio y distribución de alimentos que sean fuente importante de azúcares simples, harinas refinadas, grasas o sodio; serán sancionados conforme a lo establecido los artículos 75 y 76 de la Ley General de Educación.

Esto implica también que, en caso de reincidencia, las multas impuestas podrán duplicarse o se podrá revocar el reconocimiento de validez oficial de estudios.

Algunos de los alimentos que pueden significar multas son leches saborizadas, mermeladas, gelatinas, flanes, miel, polvos y jarabes para preparar bebidas azucaradas, cereales, galletas, pastelillos y botanas fritas.

El nuevo acuerdo también contempla la eliminación de las preparaciones de alimentos, es decir, en las cooperativas ya no deberían venderse preparaciones como tortas, sándwiches, quesadillas o tacos, por ejemplo.



INTERROGANTES

Aunque la aplicación de sanciones fue destacada por funcionarios de la SEP y la Ssa en el Foro Internacional sobre Alimentos Saludables en las Escuelas convocado por la Alianza por la Salud Alimentaria, ninguna de las secretarías tiene claro quién exactamente se haría acreedor a dicha multa.

Zaira Valderrama, subdirectora de políticas intersectoriales en salud de la Ssa, dijo que las multas podrían recaer en los directores de las escuelas o en los Comités de Establecimientos de Consumo Escolar conformados por padres de familia, maestros y directores.

“Todavía falta detallar exactamente a quién se multaría, en las escuelas públicas y en las privadas tendría que ser al director, quien esté permitiendo que se vendan esos productos es a quien se va a multar”, dijo, “pero también puede ser a los comités que están encargados de las cooperativas”.

Entrevistada por separado, Iliana Puga, responsable del Servicio de Alimentación de la Subsecretaría de Educación Básica de la SEP, se limitó a decir que no se ha definido a quién se multará exactamente.

Agregó que tampoco está definido cómo se llevará a cabo la vigilancia para determinar qué escuelas no cumplen con los lineamientos.