Graves pérdidas enfrenta el Instituto al incapacitar a personas con esta enfermedad

Por Adriana Alatorre
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El tratamiento médico de 3.5 millones de diabéticos cuesta al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) 32 mil millones de pesos al año, es decir, 87 millones diarios.
Víctor Hugo Borja Aburto, titular de la Unidad de Atención Primaria a la Salud del IMSS, informó que el año pasado se otorgaron 3 mil dictámenes de invalidez a causa de complicaciones por diabetes.
“El que 3 mil personas dejaran de trabajar por complicaciones de la enfermedad costó más de mil millones de pesos, y una cantidad similar en días de incapacidad”, alertó.
Al participar en la Reunión Latinoamérica de Alto Nivel en Diabetes, refirió que la prevalecía de sobrepeso y obesidad es alta, ya que la padecen 75% de los adultos mayores adscritos a esta institución.
Borja dio a conocer que uno de los problemas mayores para el instituto es la terapia sustitutiva de la función renal que le cuesta 6 mil millones de pesos anuales.
“Si seguimos así, no podremos con estos costos directos de la terapia sustitutiva, que no toma en cuenta los costos indirectos”, reconoció.
Sin embargo, aseguró que existen avances significativos derivados de los programas preventivos PrevenIMSS, que consiste en un chequeo anual, creado en 2002, y el programa de manejo de pacientes diabéticos DiabetIMSS.
Según Borja, al analizar la estrategia educativa Pasos por la Salud, un taller que tiene una duración de tres meses, y es impartido por las áreas médicas y sociales, se ha demostrado que el 20% de los que entran reducen su índice de masa corporal.
“Sin embargo, la cobertura para los cerca de 50 millones de derechohabientes que tenemos, es muy baja. No hemos logrado más que 62 mil que entren a este taller”, admitió.
Reconoció que aún hay pocos módulos, 136, pero que la estrategia ha funcionado, por lo que buscan fortalecer consultorios de medicina familiar en el primer nivel de atención.

Cuestionan estrategia
Para Simón Barquera, director de Investigación en Políticas del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS), no hay en el País una estrategia clara para enfrentar la obesidad y la diabetes.
Ejemplificó que las últimas iniciativas impulsadas de etiquetado y publicidad cumplen a medias con las metas.
Permitir 360 calorías de adecuación genérica de azúcar para la población, señaló, excede las recomendaciones internacionales de salud.
Estimó que es urgente en el país una legislación que proteja de la publicidad engañosa, etiquetado de alimentos, azúcar en bebidas, comida chatarra en las escuelas y otros factores sumamente dañinos.
Urge involucrar a todos los actores sociales que puedan contribuir al control de este problema, señaló.
“Estos son algunos de los retos que tendrán que irse afinando en la regulación en los próximos años para lograr una alimentación más saludable en México”, indicó.