Banner

Lo acusan de retener más de 400 millones de pesos por concepto de ISR e IVA y apropiarse ilícitamente de 198 millones de pesos de la aerolínea para comprar acciones de Grupo Posadas

Por Alan Miranda

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Gastón Azcárraga Andrade pasó de empresario modelo a fugitivo.

Aunque ahora está prófugo de la justicia y peleado con sus hermanos el ex presidente de Mexicana de Aviación y de Grupo Posadas, algún día estuvo en la cumbre empresarial del País.

Gastón Azcárraga forma parte de la tercera generación de una de las familias más poderosas de México.

Su abuelo, Gastón Azcárraga Vidaurreta era hermano mayor de Emilio Azcárraga Vidaurreta, el fundador de Telesistema Mexicano, hoy Grupo Televisa.

Su padre, Gastón Azcárraga Tamayo fundó en 1967 Promotora Mexicana de Hoteles, que eventualmente se convirtió en Grupo Posadas, uno de los jugadores más grandes del sector hotelero en el País.

Actualmente este consorcio incluye las cadenas Fiesta Americana, Fiesta Inn, Fiesta Express, además de los hoteles One.

El ex dueño de Mexicana nació el 19 de noviembre de 1955, estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Anáhuac y posteriormente cursó una Maestría en Administración de Empresas (MBA) en la Universidad de Harvard.

Entró a trabajar al negocio familiar en 1986 y dos años más tarde tomó las riendas, al ser nombrado director general y presidente del Consejo de Administración de Grupo Posadas.

En 2005, el consorcio hizo una jugada estratégica: compró al Gobierno la aerolínea más antigua del País y la de la mayor red de rutas internacionales, Mexicana de Aviación y sus filiales.

Quería utilizarla para transportar a más clientes a sus hoteles con paquetes todo incluido.

Para Joaquín Ortega, abogado del sindicato de trabajadores de tierra de esta aerolínea, la compra fue un gran negocio para Azcárraga, pues pagó apenas 165 millones de dólares, cuando su precio era de mil 456 millones de dólares, de cuerdo con datos del IPAB.

Ya en su poder, el empresario decidió crear la empresa Nuevo Grupo Aeronáutico, de la que era presidente.

Además de ser dueño de la aerolínea a través del consorcio hotelero, también era propietario de acciones a título personal.

Diversas publicaciones lo ubicaron en varias ocasiones entre los 100 hombres más ricos del País y llegó, al igual que su padre, a fungir como presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, en el que destacan nombres como el de su primo Emilio Azcárraga Jean, Carlos Slim Helú, Claudio X. González, entre otros.

En 2009, ocurrió el primer destello de que las finanzas de Mexicana no eran sanas, pues intentó colocar un bono para financiarse, pero no lo logró.

Pese a eso, y en plena crisis, arrancó una nueva aerolínea, Link.

En ese mismo año, y tras los efectos de la influenza A H1N1 solicitó un préstamo por mil millones de pesos a Bancomext. Dejó en garantía nueve aviones y unos terrenos, operaciones que no fueron informadas a la Bolsa Mexicana de Valores.

A mediados de 2010, la condición financiera de Nuevo Grupo Aeronáutico era crítica y en agosto decide vender el 95 por ciento de las acciones a Tenedora K, la cual suspendió operaciones de las tres aerolíneas el 28 de agosto para iniciar el proceso de concurso mercantil.

Para noviembre de 2011, renuncia a la dirección general de Grupo Posadas, aunque se mantiene como presidente del Consejo de Administración por varios meses más, sin aparecer en público.

En abril de 2012 renuncia a la presidencia de Posadas y Pablo Azcárraga, entonces presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) lo releva.

Su aparición a la vida pública ocurrió el 4 de noviembre de 2013, cuando Grupo Posadas informó que el empresario había interpuesto una demanda en su contra, por violaciones a sus derechos como inversionista.

Días después, su hermano Pablo negó que estuvieran interesados en iniciar un litigio contra él.

En aquel entonces, Ulrich Richter, el abogado que presentó las demandas contra el empresario en nombre de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) aseguraba que Azcárraga no pasaba por el mejor momento de su vida, pues estaba inmerso en una disputa familiar y ya había perdido la supuesta “protección” que le dio el Gobierno de Felipe Calderón.

La orden de aprehensión fue producto de la demanda presentada en 2012 por despacho Richter, Ramírez y Asociados, a nombre de la ASPA.

Lo acusan de retener más de 400 millones de pesos por concepto de ISR e IVA y apropiarse ilícitamente de 198 millones de pesos de la aerolínea para comprar acciones de Grupo Posadas.