Banner

Por Itxaro Arteta
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Los niños pobres beneficiarios del programa Oportunidades no tienen mejor alimentación que quienes no reciben su apoyo.
De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF) registran incluso tasas más elevadas de problemas nutricionales.
“De cada 100 niños menores de cinco años beneficiarios del programa, 21 presentaron baja talla para la edad, 4 bajo peso para la edad, y 2 emaciación (adelgazamiento), prevalencias superiores a las registradas en la población no beneficiaria en similares condiciones socioeconómicas, de 14, 3 y 1 de cada 100 niños, respectivamente”, advierte el organismo en su informe de la Cuenta Pública 2012.
Por otra parte, indica, entre las mujeres beneficiarias de 12 a 49 años que tenían o estaban por tener un bebé, hubo prevalencias más altas de anemia.
Entre las embarazadas, el problema afectó al 22.4% de las inscritas al programa, mientras que sólo lo padecieron 14.3% de mujeres en sus mismas condiciones de pobreza pero que no reciben apoyos del programa.
Para mujeres que estaban amamantando, la anemia alcanzó a 19.5% de beneficiarias, contra 17.2% del resto.
Donde sí hubo resultados positivos fue en sobrepeso y obesidad.
Se registró que presentaban esos problemas el 8.8% de los 2 millones 443 mil niños menores de 5 años beneficiarios de Oportunidades, por 9.6% para quienes, en similares condiciones socioeconómicas, no reciben su apoyo.