Banner

la inflación también reportó cifras rojas, pues el objetivo debe estar anclado hacia una variación de 3%

EL UNIVERSAL
MÉXICO, D.F.- México pierde anualmente entre 8 y 15% del PIB, es decir, entre 1.3 y 2.4 billones de pesos anuales por los costos al miedo y a la inseguridad, informó el Observatorio México ¿Cómo vamos?.
En conferencia de prensa, el director de seguridad pública del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Alejandro Hope, detalló que de ese total, 215 mil millones de pesos están asociados a los costos que absorben los hogares por el delito y la inseguridad.
Estos se derivan tanto de las pérdidas económicas como consecuencia de los delitos, los gastos que se tienen que realizar por los daños a la salud y las medidas preventivas.
Los restantes montos que pierde el país por el tema de miedo e inseguridad, detalló Hope, son por todas las inversiones que no se realizan, las decisiones de gasto que no se llevan a cabo así como los bienes y productos que no se venden o demandan por temas de inseguridad.
Como ejemplo, dijo que la gente ya no usa joyas, no van al cine o al teatro, no salen a la calle, no toman taxi, no salen a comer, no usan transporte público, no usan efectivo, tarjetas de crédito o débito o no frecuentan centros comerciales, lo que deriva en una pérdida económica importante por la ausencia de actividad por estos factores.
En ese sentido, el académico del ITAM, Isaac Katz, reconoció la importancia y necesidad de avanzar en materia de Estado de Derecho y certeza jurídica, de lo contrario, el crecimiento económico del país estará condenado a las bajas tasas que ha presentado en los últimos años.
El observatorio que realiza trimestralmente una evaluación sobre el comportamiento en las principales variables macroeconómicas del país registró semáforo rojo, equivalente a una calificación reprobatoria por no alcanzar los niveles potenciales que el país tiene.
De acuerdo con los propósitos de este centro de investigación, el producto interno bruto (PIB) debe avanzar a una tasa sostenida de entre 6 y 7%; sin embargo, en 2013 apenas creció 1.1%, muy por debajo de la meta.
En términos de generación de empleos formales los resultados también estuvieron lejos de lo que el país requiere, pues los datos oficiales mostraron una creación de poco más de 463 mil plazas laborales, cuando es necesaria la apertura de más de 1.2 millones de trabajos.
Finalmente, la inflación también reportó cifras rojas, pues el objetivo debe estar anclado hacia una variación de 3%, con un rango de variabilidad de +/- 1%, y en la primera quincena de febrero se situó en 4.21%.