Por Gonzalo Soto
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Hace 10 años empresas como Microsip o Contpaqi, al igual que varias desarrolladoras de software, estaban enfocadas en la creación de programas administrativos y contables, ahora se disputan un mercado de más de 3 mil millones de pesos al año.
El negocio de software no iba mal, sobre todo por el aumento en la penetración de los servicios informativos, sin embargo, en 2006 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció un cambio grande que impulsó aún más a la industria.
Ese año el fisco dio a conocer la entrada en vigor de la factura electrónica, con lo que varias empresas ingresaron al mercado de la facturación y, ahora también, van por el mercado de la contabilidad en línea.
“Hablamos de un mercado de más de 2 millones 500 mil contribuyentes que al cierre de 2013 aún facturaban con Código de Barras Bidimensional y hablamos de un universo de 5 millones de REPECOS que este año se irán incorporando a la factura electrónica.
“Se trata de un mercado de alrededor de 3 mil 750 millones de pesos al año, sólo para atender a esos contribuyentes”, dijo René Torres, director general de Contpaqi.
La facturación electrónica es un negocio creciente, que cada mes agrega más usuarios debido a la obligatoriedad de los documentos digitales por parte del fisco, agregó.
El crecimiento de la industria es notorio en el número de actores que se han involucrado directamente en el negocio de la facturación; en 2006 había apenas 6 PAC, pero hoy suman ya 77 que ofrecen soluciones de facturación a distintos precios y segmentos de contribuyentes.
De acuerdo con varios PAC, la solución promedio de facturación para contribuyentes pequeños tiene un costo aproximado de 550 pesos anuales.
Aunado a lo anterior, miles de empresas en todo el País comenzarán a generar una contabilidad en línea, que deberán compartir con el fisco y en cuyo proceso también estarán involucrados los PAC.
“A partir del 1 de julio de 2014 se va a tener que timbrar la contabilidad electrónica, cada vez son más procesos que involucrarán a los PAC”, enfatizó Torres.
Para la propia autoridad, el desarrollo de la industria de la facturación electrónica ha sido positivo.
“El sector de la facturación electrónica ha evolucionado de manera muy favorable, en donde hemos ido entendiendo todos cómo opera el contribuyente y cómo se facilita el cumplimiento”, afirmó Fernando Martínez Coss, administrador central de Servicios al Contribuyente del SAT.