Por César Omar Leyva
TRIBUNA
Si en Cajeme y el Sur de Sonora, se logra la conformación de cadenas de valor que deriven en la diferenciación de productos a partir de la creación de marcas regionales y se aprovechan los adelantos de investigación y transferencia de tecnología, en pocos años la región podrá tener un crecimiento económico y sostenido que eleve la calidad de vida de la población.
Así lo plantea Gonzalo Rodríguez Villanueva, en el artículo titulado “Retos y oportunidades para el desarrollo de los agronegocios en Cajeme y el Sur de Sonora”, en el que afirma que en la región se cuenta con todos los elementos para avanzar a gran velocidad hacia la consolidación de un modelo productivo que asegure que las ganancias se vean reflejadas en las comunidades locales.
“En Cajeme y el Sur de Sonora, se están generando alianzas que permiten incrementar el valor de lo que se vende en relación a lo que se compra, así como cultivar talento que está siendo capaz de emprender, diseñar y generar nuevos productos que ofrecen ventajas competitivas a la región”, señaló el investigador del ITSON.
Lo anterior, puede permitir que en poco tiempo el sector de los agronegocios se vuelva a convertir en un motor de crecimiento económico alto y sostenido. Pero para ello es clave que las inversiones se den a través de la banca, pues ello permite que las instituciones crediticias puedan tener fondos para seguir apoyando proyectos.
Como ejemplo pone la iniciativa tomada por la Asociación Ganadera Local de Productores de Leche del Valle del Yaqui (AGLPLVY), en conjunto con la Asociación Nacional de Productores de Leche y el ITSON a fin de realizar un estudio en el que se analizaron las oportunidades para mejorar la rentabilidad de las unidades productivas asociadas.
Dicho estudio arrojó que ante las necesidades comunes entre los socios es imprescindible establecer una estrategia enfocada a incrementar la productividad agrícola, principalmente la producción forrajera en los establos y que es importante consolidar la estructura y operación financiera de la asociación, entre otras conclusiones.
Rodríguez Villanueva, dijo que en la región hay capacidad para financiar proyectos productivos de relevancia y ello se refleja en las cifras que FIRA invierte en apoyo a los agronegocios; sin embargo, es de suma importancia que los productores comiencen a trabajar en equipo y en alianza con instituciones educativas y del Gobierno para poder potencializar su producción a niveles muy superiores al que se encuentran actualmente.