Banner

Tiene el riesgo de perder efectividad ante las mutaciones que presenta el virus

Por Adriana Alatorre

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El virus de la influenza registra mutaciones naturales para adaptarse, por lo que es necesario revisar la formulación de las vacunas, a fin de que no pierdan efectividad, sostuvo el investigador Daniel Noyola Cherpitel.

El especialista de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) recomendó no bajar la guardia en el monitoreo del virus, ya que, dijo, evoluciona rápidamente.

“La mutación del virus es un cambio natural y esperado por nosotros los investigadores”, señaló.

Refirió que el virus se presenta año con año, pero que no se le había prestado tanta atención, hasta 2009, cuando apareció el tipo A H1N1, que fue identificado como nuevo.

Ahora, explicó, los investigadores esperan que aparezca una nueva variedad cada 10 o 20 años.

“Lo que sabemos de 2009 es que, en forma global, no hubo un incremento en la severidad. El virus A H1N1 no se comportó tan agresivo como los virus que circularon previamente”, señaló.

“De hecho, el impacto en mortalidad global fue similar al de la influenza estacional, pero eso no lo sabíamos, hoy lo sabemos después de muchos análisis”, detalló.

El jefe del Departamento de Infectología, que en 2010 coordinó con la OMS un análisis sobre influenza, dio a conocer que estudios revelan que ahora hay una modificación en los grupos de edad que han sido afectados, y que eran tradicionalmente los menores de 5 años y mayores de 60.

“Con este nuevo virus, entre los adultos jóvenes hay un poco más de severidad”, indicó.

Según Noyola Cherpitel, este año se podría comenzar a observar que el virus de la influenza A H1N1 toma cierta ciclicidad, y el año que entra pudiera verse claramente que aparece sólo durante cierta época del año.

Sin embargo, detalló que no sólo el virus de la influenza debe tener un seguimiento preciso, pues está el virus sincitial respiratorio, que afecta más a los niños pequeños.

“Aproximadamente 1 o 2% de todos los niños acaban requiriendo de una hospitalización durante su primer año de vida a causa de este virus”, alertó.