Por Diana Saavedra
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Para elevar la vacunación contra la influenza, científicos estadounidenses desarrollan un prototipo de parche-vacuna autoaplicable.
La investigación financiada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos sugiere que este producto podría además reducir los costos de las campañas de salud.
Los parches consisten en arreglos de 50 agujas microscópicas del espesor de un cabello. Deben ser presionados sin dolor en el brazo de la persona para llevar la vacuna bajo la piel, donde pueden generar una reacción inmune en el cuerpo.
“Las personas pueden tenerlos en casa y aplicarlos a toda la familia. Lo que queremos es que más personas estén vacunadas y evitar a los profesionales de la salud la carga de realizar millones de vacunaciones”, argumentó Mark Prausnitz, titular del trabajo en el Instituto Tecnológico de Georgia, en el estudio publicado en la revista Vaccine.
“Nuestro sueño es que cada año los parches de vacuna contra la influenza estén disponibles en las tiendas o sean enviados a la gente por mail para que se autovacunen”, agregó.
Ante los resultados, Prausnitz y su equipo esperan realizar en 2015 la fase uno de un estudio clínico con vacuna real en parches.
Adicionalmente a los investigadores, el proyecto incluye además científicos de la Universidad Emory y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades.