Por Rachel García Vega
TRIBUNA
Con el inicio de la temporada de Cuaresma y celebración de Semana Santa, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), puso en marcha el “Programa de Verificación y Vigilancia Cuaresma y Semana Santa 2014”.
Lo anterior, fue dado a conocer por Luis Alberto Ruiz Coronado subdelegado de PROFECO en la región, quien informó que el programa de verificación se pone en marcha porque en estos días se incrementa notoriamente la demanda en el consumo de pescado y mariscos frescos, preparados o semipreparados.
Agregó que de igual forma sucede con productos como el pollo, verduras y legumbres entre otros principalmente, los cuales resultan más económicos.
Añadió que es importante tomar en cuenta que los precios de los bienes y productos relacionados con la temporada, se establecen de acuerdo a la oferta y la demanda.
Dijo que este tipo de operativos se realizan para proteger y defender los derechos de los consumidores, se implementarán acciones específicas con el fin de evitar e inhibir la comisión de prácticas nocivas que afecten o pueda afectar la economía de los consumidores, particularmente los sectores de bajos ingresos y por ende, vulnerables en la sociedad, vigilando que los alimentos de mayor demanda durante la temporada, reúnan los requisitos mínimos de información comercial y cumplan con las especificaciones establecidas en las Normas Oficiales Mexicanas.
Informó que las acciones de verificación se realizarán específicamente en establecimientos con venta directa al público, tales como centros de abastos y distribución de pescados, mariscos, pollo, legumbres, mercados públicos de alta concentración de consumidores, así como establecimientos con venta al menudeo, tiendas de autoservicio y tiendas de conveniencia.
En ese sentido el proveedor de productos debe; informar al consumidor el precio de los principales productos de temporada, exhibir los precios de los productos y tarifas de los servicios en montos totales a pagar, entregar factura, recibo o comprobante de la compra del producto, respetar el precio de los bienes y productos exhibidos al consumidor, respetar las promociones y ofertas anunciadas al consumidor.
Así como; hacer patente en forma clara y veraz las leyendas que restrinjan el uso del bien o producto, relativas a promociones y ofertas y eliminar prácticas de conocimiento o negativa a la venta de producto.