Por Antonio Baranda
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Integrantes del grupo criminal de los Templarios y ciudadanos chinos imponían su ley en los patios de almacenamiento del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán.
Reportes del Gobierno Federal revelan que el lunes pasado durante la incautación de patios y 119 mil toneladas de minerales, se encontró cómo a los empleados les aplicaban un estricto régimen de castigos para mantener la disciplina, el orden laboral y “blindar” a las empresas de fugas de información.
En estas vastas extensiones de terreno funcionan las llamadas “reglas de los castigos del patio” para los trabajadores.
Las reglas -en los idiomas español y chino- advertían tres tipos de castigo: advertencia oral, cambio de puesto y despido definitivo. No obstante, también se tienen indicios de malos tratos y hasta agresiones físicas.
“La implementación de estas reglas es con el fin de tener un ambiente de disciplina en la empresa, lo cual es en beneficio de todos”, se lee en las mantas que descubrió la autoridad federal.