Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Nazario Moreno “El Chayo” y Servando Gómez “La Tuta” disputaron el mando de Los Caballeros Templarios, semanas antes de que el primero fuera abatido.
Funcionarios federales explicaron que la entrada de los autodefensas a Apatzingán, el pasado 8 de febrero, ocasionó prácticamente una ruptura entre ambos líderes de la organización criminal.
El gabinete de seguridad nacional recabó información de que en aquella ocasión “El Chayo” dio la orden a sus huestes de atacar a los policías comunitarios y generar disturbios en esa ciudad de Tierra Caliente.
Sin embargo, “La Tuta” dio una contraorden a los sicarios de Los Caballeros Templarios. Les exigió que se replegaran, por su desventaja numérica y de armamento, ante los autodefensas y las fuerzas federales.
Al final, prevaleció la decisión de “La Tuta” y no se registraron incidentes de relevancia en la ciudad.
Nazario Moreno de todas formas pidió a sus subordinados mantenerse en Apatzingán, lugar donde nació el 8 de marzo de 1970. Sin embargo, su influencia ya era menor.
El día en que los comunitarios entraron a la ciudad, la Policía Federal detuvo a Antonio Magaña “El Tony”, medio hermano de “El Chayo”, por extorsión y distribución de droga.
El 18 de febrero sería capturado Heleodoro Moreno “El Yoyo”, otro medio hermano del líder de Los Templarios, en posesión de una granada de fragmentación y una bolsa con marihuana.