Banner

Por Diana Baptista
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Las pandillas de jóvenes mexicanos son el ejército de los grandes cárteles.
En el marco de la Segunda Conferencia Anual Antipandilla, organizada por la Embajada de Estados Unidos en México, funcionarios de corporaciones de seguridad señalaron que las pandillas mexicanas están siendo contratadas por grandes organizaciones criminales para labores de sicariato y control de las plazas.
Según un funcionario mexicano, quien solicitó el anonimato puesto que trabaja de forma encubierta, las pandillas controlan el territorio para los cárteles desde Baja California hasta Tamaulipas.
Explicó que “contratan” a los líderes de las pandillas, que generalmente son jóvenes de 20 a 25 años de edad, pero con más de 10 años historia criminal.
Las autoridades han documentado, dijo, la vinculación entre el Barrio Azteca, los Mexicles, los Sureños, los Artistas Asesinos y la eMe con todos los grandes grupos del crimen organizado.
Destacó el caso de cártel de Sinaloa que, a raíz de la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se descubrió contrataba a miembros de los Mexicles y los Artistas Asesinos para defender su territorio en el norte.
En Ciudad Juárez, agregó, se identificaron 3 pandillas, con aproximadamente 5 mil integrantes cada una, al servicio del cártel de Sinaloa y de Juárez.
También Los Zetas, que en un principio era un grupo de sicarios a servicio del cártel del Golfo, trabaja en conjunto con ellas para asegurar el control de las plazas al norte del país.
Las autoridades distinguen a los pandilleros, tras su muerte o detención, por sus tatuajes que traen simbología específica de cada grupo.
“Terminan en la cárcel o muertos (...) son los pañales desechables para los cárteles”, condenó el funcionario.
Eddie Agrait, subsecretario adjunto de la División de Investigación del Departamento de Seguridad Interna estadounidense, manifestó que además de arrendarse como sicarios, los grupos se dedican a otros crímenes de alto impacto.
“Las pandillas cometen crímenes de oportunidades, ya sea tráfico humano, de narcóticos, de armas. Son crímenes de oportunidad para ellos controlar áreas y ganar dinero, obviamente”, dijo.
Incluso, apuntó, se ha detectado que las pandillas en México reciben órdenes desde cárceles en Estados Unidos.
La eMe (Mafia Mexicana), que tiene influencia en Texas, coordinan desde prisión las operaciones criminales; Agrait describió que los líderes “bendicen”, desde su celda, los secuestros, extorsiones, robos y demás crímenes que sus allegados cometan afuera de ella.
Agrait aseveró que autoridades de México, Estados Unidos, Centro y Sudamérica comparten, de forma constante, información sobre las características y movimientos migratorios de dichos grupos delictivos.
Entre dichos detalles se incluye la simbología de cada pandilla, sus tatuajes, su estructura, así como sus formas y sitios de operación.
La Conferencia Antipandilla se lleva a cabo en la Ciudad de México, y se enfoca en la capacitación sobre el tema de 300 agentes de procuración de justicia de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Costa Rica y Belice.