Banner

Por Arcelia Maya
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El líder nacional del PRI, César Camacho, llamó al Partido Acción Nacional (PAN) a no levantarse de la mesa de negociación de la Reforma Energética y dejar de poner como pretexto el caso Oceanografía.
“Quitemos pretextos de en medio. Ni Oceanografía ni nada pueden detener la discusión y aprobación de las reformas de la legislación secundaria (de la Reforma Energética)”, dijo.
“Espero que no se vayan de ninguna mesa porque es importante su punto de vista para enriquecer el debate. Lo que también me queda claro es que no podemos estar a capricho ni a merced de nadie que pretexten estos argumentos para no asumir una responsabilidad”.
Al participar en la Primera Reunión de Integración de secretarios de Vinculación con Sociedad Civil Estatales y del Distrito Federal, en la sede nacional del partido, afirmó que la responsabilidad del PAN no sólo es en cuestiones políticas, sino con el País.
“Ellos mismos lo han dicho en reiteradas ocasiones: son reformas inaplazables. Son reformas en las que el País y no solamente los políticos invertimos capital de toda naturaleza a final del año pasado”, expuso.
El dirigente pidió a Acción Nación no mezclar un asunto jurídico que ventila públicamente irregularidades y finca responsabilidades.
“Siendo consecuentes tenemos que darle paso a las reformas secundarias porque su proceso de maduración suele ser de algunos meses, de algunos años. Así es que cuanto antes (se discutan) mejor”, afirmó.
La bancada del PAN en el Senado se levantó formalmente de la mesa de negociación de la Reforma Energética y anunció que no está dispuesta a ir a un periodo extraordinario de sesiones.
El jueves, el coordinador de la bancada, Jorge Luis Preciado, explicó que la determinación de romper el diálogo con la Administración federal fue provocada por el propio Gobierno Federal, que ha utilizado el caso Oceanografía para presionar al PAN en las negociaciones.
Sostuvo que existe una clara intencionalidad política en la investigación, con la finalidad de golpear a su partido.
“No tenemos coincidencia en los 10 puntos más importantes de la reforma y Oceanografía es un método para tener presión para que no insistamos en esos señalamientos”, agregó.