Banner

Detectan recursos por 807 millones de pesos desviados, malgastados o no comprobados

Por Víctor Fuentes y Rolando Herrera

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) que la Federación entrega a los estados es un desorden.

Lo anterior deriva de una revisión a los reportes de la Auditoría Superior de la Federación sobre la forma en que las 32 entidades ejercieron los fondos federales del FASP durante 2012.

El órgano fiscalizador levantó 142 pliegos por encontrar daños probables al erario federal que sumaron 807 millones de pesos por recursos desviados, malgastados o no comprobados.

Ni uno solo de los dictámenes fue “limpio”, pues once entidades tuvieron resultado “negativo”, y las 21 restantes fueron calificadas “con salvedades”.

Veracruz fue señalada por enviar a otras cuentas 247 millones de pesos, que fueron reintegrados meses después a la cuenta del FASP, y no se ejercieron para los fines del fondo.

Quintana Roo, que sólo ejerció 44% del dinero asignado, fue otro de los casos graves.

La Secretaría de Hacienda estatal transfirió 65.8 millones de pesos del FASP a una cuenta de la que dicha dependencia es beneficiaria, lo que según la ASF provocó daño al erario federal.

Por esta y otras irregularidades, se pidió iniciar 12 procedimientos de responsabilidad administrativa contra funcionarios estatales.

Sonora incurrió en una conducta similar, al transferir 52.3 millones de pesos a cuentas bancarias del Gobierno Estatal que no tienen qué ver con el FASP.

Para junio de 2013, cuando la ASF practicó su revisión, no se habían ejercido 49 millones de pesos de los recursos asignados en 2012.

El DF, Nuevo León, Jalisco y el Estado de México resultaron “con salvedades”. En conjunto sumaron 19 pliegos por posibles daños al erario, por un total de 44 millones de pesos, de los que 27 millones fueron atribuidos a Jalisco, por sólo 453 mil pesos del DF.

Sin embargo, las cuatro entidades sumaron 488.7 millones de pesos “por aclarar” o comprobar.



Faltan castigos

Mientras no haya sanciones para los responsables de desviar o malgastar los fondos en materia de seguridad pública, las irregularidades detectadas por la ASF continuarán presentándose, aseguró María Elena Morera, presidenta de Causa en Común.”

“Es muy bueno que tengamos gobiernos transparentes, que la Auditoría nos diga qué pasó con el dinero, pero de nada nos sirve saber que se lo robaron o que se gastó ineficazmente si no hay sanciones a los responsables.

“Si no hay castigo sólo nos sirve para hacer corajes”, indicó.

Morera dijo que el FASP presenta una doble problemática, por un lado la irresponsabilidad con la que usan los recursos los estados y por el otro la excesiva regulación que hay sobre las partidas, que lo vuelve operativamente ineficaz.

En noviembre de 2013, Morera y otros 44 ciudadanos presentaron dos demandas de amparo para exigir que la ASF ejerciera a fondo sus atribuciones y buscara sanciones contra los responsables.