Aclara Presidente que los derechos laborales están a salvo

Por Érika Hernández

AGENCIA REFORMA

COSOLEACAQUE.- La apertura del sector energético generará una combinación poderosa para atraer inversión nacional y extranjera, aseguró el Presidente Enrique Peña Nieto.

Al conmemorar el 76 aniversario de la Expropiación Petrolera, el Mandatario insistió en que el nuevo marco normativo garantiza que la renta petrolera será sólo para el Estado.

Además, dijo, los trabajadores pueden estar seguros de que sus derechos laborales están a salvo y sus conquistas laborales serán intocables.

Peña Nieto añadió que la Reforma Energética de manera inicial motiva una inversión de 357 mil 500 millones de pesos para este año.

Petróleos Mexicanos (Pemex), añadió, se libera de ataduras burocráticas que impedían su crecimiento.

“La Reforma Energética es el más importante cambio económico de los últimos 50 años, es una transformación de fondo, para que el País cuente con más energía”, sostuvo.

“Al contar con más energía, se reforzarán las ventajas que tiene el País para generar inversión productiva, como puede ser su privilegiada ubicación geográfica y el talento de la gente, en pocas palabras estamos creando una combinación poderosa para atraer más inversiones nacionales y extranjeras y con ellas generar los trabajos que demandan nuestros jóvenes”.

En el Complejo Petroquímico de Cosoleacaque, Peña Nieto aseguró que Pemex será moderno y transparente, sin endeudar o poner en riesgo sus finanzas públicas.

El Mandatario insistió, sin dar plazos, que cumplirá con su compromiso de precios más bajos en combustibles y luz eléctrica.

“Con la reforma vamos a seguir invirtiendo con firme decisión en Pemex, una empresa más sólida, moderna y transparente, capaz de competir frente a cualquier empresa del mundo”, expuso.

“Con la reforma, México también contará con más recursos financieros y tecnológicos de punta para aprovechar sus vastos recursos energéticos sin endeudar, ni poner en riesgo sus finanzas públicas.

La reforma, añadió, establece un modelo abierto y competitivo, que amplía las capacidades del Estado mexicano para aprovechar los recursos energéticos del País en favor de la población.